7 de abril de 2016

Boletín Latigazo Nº9. Abril de 2016

“Había vuelto a  esa imagen una y otra vez... En todas sus vidas… cayendo incauta en esa trampa especular... Hoy, liberada de fantasmas… pasa del espejo al cuadro. Lo Habita. Se encuentra. Esa mujer... descubre para él una forma nueva de hacer surgir una boca... esa boca es - allí pintada (sin pintura) - a la vez vacío y luz, es sonrisa sin Leonardo, generoso abandono y demanda de más...
Es beso d-es(nudo)...es también fuente de desgarro y revelación.”

Julia del Solar - Silvia Benvenuto




Editorial

Dalila Arpin
Psicoanalista. AME miembro de la ECF – AMP y de LATIGO
Paris – Francia

Este número de Latigazo lo abre un interesante texto de Laure Naveau, “Falofanías”, en el que comenta el capítulo XIX del Seminario 6 El deseo y su interpretación, de Jacques Lacan. Para su comentario, Laure toma la llave que nos da Jacques-Alain Miller, a saber, la llave del fantasma. Como lo indica la fórmula del fantasma, el sujeto del discurso, es decir, el sujeto barrado, se relaciona al objeto a. Es esto que da cuenta de la verdadera relación de objeto. Ella analiza precisamente la tragedia de Shakespeare, en la que Hamlet no recupera su objeto, Ofelia, sino en el duelo que logra hacer por ella a través del duelo que hace su hermano Laertes. No habiendo podido hacer el duelo por su padre, Hamlet presenta una dificultad especial con respecto a su deseo. Ya que, como nos lo recuerda Laure, cuando una persona amada muere, necesitamos hacer el duelo para recuperar nuestro deseo. Entonces, es el duelo que hace por Ofelia, lo que le permite a Hamlet hacer el duelo pendiente por su padre, y pagar su deuda.

Es por esta razón, que este número de Latigazo está dedicado a nuestra colega y amiga Silvia Benvenuto, miembro de Látigo, en Mendoza, que nos ha dejado el pasado 17 de mayo, agotada por la enfermedad. Su rastro queda en las memorias de quienes tuvieron la suerte de conocerla y el honor de ser sus amigos, maestros, alumnos, analizantes… Para ellos, este número les permitirá recordar con mucha emoción -como es mi caso- su forma singular de habitar la vida. Para quienes no la conocieron, este número les permitirá descubrir un ser único, que había hecho del deseo la causa de su existencia. Para todos, el encuentro con un estilo singular, marcado por su gusto por el arte, la literatura, el cine. Su texto permite cernir el buen uso que se puede hacer de su propio síntoma, sin dejar de estar advertido de lo real en causa. Esta pasión que ella consagraba al estudio de la obra de arte y los textos literarios no tuvo para ella ningún  efecto de enceguecimiento, al contrario, ella supo distinguir, como bien lo dice: que la relación de la mirada con lo que se quiere ver es una relación de señuelo y que hay una esquicia  entre mirada y visión, una separación del campo escópico del campo de la visión”.

Contamos también con el testimonio de Leticia Saguan, psicoanalista de Mendoza, igualmente miembro de Látigo, quien compartía con Silvia la catedra de Psicología Evolutiva Adolescentes en la Universidad de Congreso. Leticia nos introduce al mismo tiempo a la manera como el psicoanálisis lacaniano se implanta en esta “tierra del sol y del buen vino”, como dice el lema de la ciudad, es decir, que a falta de instituciones psicoanalíticas, la transmisión pasa por la Universidad.

Por su parte, Mariana Santoni nos permite decubrir una iniciativa interesante: convocada a organizar un curso de introducción al Psicoanálisis en la Facultad de Trabajo Social, ella supo aprovechar la ocasión para abrir un espacio de formación al que acuden ahora egresados de las Facultades de Psicología, Sociología, Filosofía y Medicina. Y como “no hay transmisión sin Escuela”, como ella dice, esta iniciativa está articulada a la Diagonal Oscar Masotta y a la Asociacion Cuyana de Estudios Psicoanaliticos, ambas instituciones en relación a la AMP. Mariana no ha descuidado tampoco la referencia a la clínica y para ello, este Posgrado incluye un espacio de casuística, donde los participantes exponen su trabajo.

Les deseamos entonces, ¡un feliz descubrimiento! 

 
Para acceder al BOLETIN DE LATIGO ingresar a:

No hay comentarios: