2 de julio de 2014

Hacia las VIII Jornadas NEL "¿Qué desea una mujer? Un resto de la No respuesta", por Raul Castañeda-Cerezo


¿QUE DESEA UNA MUJER? UN RESTO DE LA NO RESPUESTA, por Raul Castañeda-Cerezo* 
  
"La gran pregunta que nunca recibe respuesta y que yo no estoy capacitado para responder, después de mis treinta años de estudios sobre el alma femenina, es: ¿qué desea una mujer?" Sigmund Freud, en referencia al caso de Marie Bonaparte 

¿Qué desea una mujer? Pregunta que posiblemente ha sido planteada por el parlante ser desde siempre y que Freud acepta con delicada humildad, pero que no da ninguna respuesta a tan enigmático cuestionamiento. Lacan por su parte intenta explicar la posición femenina a través del "No-todo" y en su afirmación: "La Mujer no existe".

Hacia las jornadas de la NEL en Lima, Perú, muchos psicoanalistas de la región continuamos intentando responder la pregunta que quizá no tenga una toda respuesta sino más bien, la respuesta debe ser buscada en el "una a una" tal cual son ellas.

Lo femenino, remite a una dimensión de enigma: "más allá del falo", "imposible de nombrar", "exceso", "no-todo", "evanescente", "incontrolable", adjetivos todos, que producen cierto horror, lecturas fantasmáticas que pueden surgir desde el propio inconsciente.


Se intenta fallidamente explicar ese goce fundamental desde todas las vías posibles, pero: ¿cómo explicar algo que está por fuera de las palabras? Es así como Lacan en el Seminario XX lo menciona: "Hay un goce de ella, de esa ella que no existe y nada significa. Hay un goce suyo del cual quizá nada sabe ella misma, a no ser que lo siente: eso sí lo sabe. Lo sabe desde luego, cuando ocurre. No les ocurre a todas" (Lacan, Seminario XX).

Desde lo personal, ese intento fallido de explicar-me, ese goce que está fuera de mí, ha conducido a un impasse que por caminos inesperados me remite al estudio, acercamiento directo con la Escuela–Una, Escuela fundada por Lacan que sin barreras geográficas nos reúne cada 15 días en un grupo de investigación, acercando en el deseo a países como Ecuador, Venezuela, Bolivia, Argentina, Guatemala. 

No existe duda, que aun cuando el enigma de la mujer no se descifre, la formación, que cae como resto de la pregunta: "¿Qué desea una mujer?" es suficiente para continuar movilizando el deseo en el espacio que la Escuela provee. 

No hay comentarios: