7 de julio de 2014

Hacia VIII Jornadas NEL "Relación madre-niño", por Mónica Febres Cordero de Espinel

RELACIÓN MADRE-NIÑO, por
Mónica Febres Cordero de Espinel


 ¿Qué fue para ese niño su madre? 

En Juventud de Gide, o la letra y el deseo, Lacan pregunta: "¿Qué fue para ese niño su madre?" y dice que hay muchas maneras de amar en exceso a un hijo, entre ellas, la de la madre del homosexual (1). Insinúa, en el trasfondo de la homosexualidad de Gide, la de ella, repetida en la escena que el niño vislumbra entre las sirvientas: "reino taciturno de poderes sombríos" (2). Los fantasmas de la madre se trasmiten al niño, y esa transmisión encierra la pista de las futuras elecciones afectivas del escritor. En la hiancia que da origen a su vida fantasmática aparece lo insondable de la sexualidad femenina: existen tantas cosas que a esa edad uno no se explica…, escribirá Gide. En ese contexto aparece el goce solitario del niño, clandestino, porque le hizo falta la palabra del padre, la "que humaniza el deseo" (3).

El padre en ocasiones reía, y los paseos con él tenían cierto encanto; para la madre, en cambio, era bueno vivir bajo la ley. Cuando el padre muere, Gide tiene 11 años y queda a expensas de ella, "completamente envuelto por ese amor que en adelante se concentró en mí" (4).
 
Lacan habla de momentos decisivos en la vida de Gide, encuentros que se transfieren de un texto a otro. Se detiene en el encuentro con la tía, mujer seductora, mujer otra que la madre del deber que era la suya. Acontecimiento de cuerpo, en el cual la feminidad se dibuja como lo real, lo indecible.
 
La tía, esposa de Emile Rondeaux, es la madre de Madeleine. Mujer de amores ilícitos, se va con otro hombre y amenaza a Madeleine con el abandono. Gide se ofrece a protegerla para toda la vida. En este voto, escribe: "Descubrí el místico oriente de mi vida", así como también descubre el secreto de su destino (5). Para Miller, la posición de Gide se inscribe en relación a las mujeres y son tres las que orientan su vida: la madre, la tía y Madeleine.
 
En la escena de seducción por la tía, Gide deviene objeto de deseo. De ella toma el rasgo de lo prohibido (la atracción por los jóvenes vagabundos). De la madre, su forma de amar, "amor embalsamado contra el tiempo", y formula el voto de amor hacia Madeleine (6).
 
Madeleine, ella también ama según un amor detenido, pues por la infidelidad de la madre se encerraría en la nostalgia por el padre y ya no desearía a un hombre. Madeleine quiso el matrimonio blanco con Gide. Sin embargo, cuando él se marcha a Londres con un joven amante, ella realiza el acto terrible de quemar la correspondencia, a la que Gide se refirió como lo más hermoso que había escrito en su vida. Intento quizá de abrir en él la falta en donde se habría alojado el deseo que no existió.
 
No es la homosexualidad de Gide lo que retiene a Lacan sino esa elección hacia una sola mujer, y cree que el secreto del deseo que los unió, es "la pieza faltante" (7) en su biografía. Para Miller es la relación con la madre la determinante en el acceso de Gide al Otro sexo, bajo la forma de una sola mujer (8).
 
Así, son dos los hechos que Lacan subraya en la posición subjetiva de la madre de Gide: su homosexualidad y la relación no normativizada con el falo, de ahí su amor por el hijo único. Gide reproducirá esta abnegación, y el goce que queda, el goce clandestino, permanecerá fuera de la ley.
 
Notas:
(1) Lacan, J. Juventud de Gide, o la letra y el deseo, Escritos 2, Siglo XXI, Bs. Aires 1985, p. 729
(2) Idem. p. 730
(3) Idem. p. 732
(4) Gide, A. Si la semilla no muere…(Autobiografía), Losada, Bs. Aires, 1951
(5) Idem.p. 94
(6) Op. Cit. en 1, p.743
(7) Op. Cit. en 1, p.737
(8) Miller, J.A. Acerca del Gide de Lacan, Malentendido 7

***
Para mayor información, Usted puede acceder a:
http://nel-amp.org/index.php?option=com_content&view=article&id=1429:jornadas-lima-2014
 
Twitter: @JornadasNELima

No hay comentarios: