21 de septiembre de 2014

TIRESIAS, publicación de las 13ª Jornadas de la ELP. Elecciones del sexo. Javier Peteiro, José Ramón Ubieto, Gabriela Medin.


La inocencia sexual biologicista, por Javier Peteiro

La sexualidad tiene algo o mucho de problemático. Lo es en el ámbito jurídico con conductas delictivas, hay también un comercio sexual que abarca desde la prostitución a la pornografía virtual y siempre ha sido preocupante en el contexto religioso. En el ámbito clínico es sabido que el sexo no sólo supone placer; también es fuente de trastornos. En el caso de la infancia y adolescencia se habla de educación sexual de un modo muy distinto y mucho más complicado que de educación alimentaria o de educación física. Muchos adultos requieren la atención profesional a causa de trastornos de origen sexual. Todo esto, sobradamente conocido, nos permite un punto de partida: el sexo puede concebirse como un problema y, desde ese punto de vista, como otros problemas, parece susceptible de explicación o solución científica.

La ciencia sabe que existe la reproducción sexual, que este modo de propagación de especies no se ha dado siempre y que ha sido favorecido evolutivamente por alguna razón, probablemente la generación de una mayor diversidad genética entre los individuos de una especie. Tal diversidad sería permitida por los acontecimientos inherentes al intercambio genético que supone la intervención de dos dotaciones cromosómicas haploides diferentes, así como una variedad añadida previamente en cada una de ellas mediante el proceso de recombinación meiótica. Ese mayor polimorfismo genético en especies que se reproducen sexualmente que en las que lo hacen de forma asexuada favorecería a su vez una mayor capacidad de resistencia a presiones selectivas ambientales cambiantes.

La biología del sexo supone varios problemas no plenamente resueltos. Uno de ellos es el propio origen evolutivo de una reproducción que implica un encuentro de dos individuos. Ese encuentro supone a su vez una competencia entre miembros de un mismo sexo por aparearse con un partenaire dado, lo que conlleva una dinámica de lucha y de elección que implica una presión selectiva de carácter sexual distinta a la ambiental. El propio proceso de encuentro ligado a maniobras de cortejo y alimentación y protección de la prole supone un dispendio energético considerable que sería compensado por la ventaja de la diversidad añadida inherente a la reproducción sexual. Siendo generalmente cosa de dos (la naturaleza siempre brinda excepciones), este modo de reproducción implica un dimorfismo sexual reconocible en mayor o menor grado tanto a escala macroscópica como microscópica, tanto en genitales como en caracteres sexuales secundarios.

Biológicamente, no parece haber grandes diferencias entre los seres humanos y otras especies. Nos reproducimos sexualmente, efectuamos un cortejo en el que factores puramente biológicos como el atractivo estético parecen relevantes, y formamos con frecuencia familias monógamas que facilitan el crecimiento y maduración de los hijos. Este esquema ha sustentado múltiples investigaciones que han aportado mucho conocimiento sobre la reproducción sexual humana. Por ejemplo, el dimorfismo sexual es contemplable ya de un modo más básico mediante el estudio cromosómico y también hay una abundante información fundamental y clínica sobre todo lo relacionado con la reproducción humana.

El hecho de ser sexuados va mucho más allá de la consideración reproductora. El sexo es elemento relacional. El despertar sexual se da como atracción entre dos con independencia de un objetivo reproductor consciente. Por otra parte, el amplio uso de métodos anticonceptivos indica que con mucha frecuencia se busca un placer sexual desligado de la reproducción. Sin embargo, asistimos actualmente a exageraciones biologicistas que parecen mostrar que el ser sexuados está dirigido exclusivamente a reproducirnos. En ese sentido, abundan publicaciones relacionadas con el estudio básico del dimorfismo sexual y sus variantes, con los mecanismos biológicos responsables de la atracción sexual y también con los que condicionan la monogamia y estabilización de pareja. Fijémonos en esos tres aspectos:

1) Dimorfismo sexual, homosexualidad y transexualidad

Cuando nace un bebé, no siempre es fácil decir si es niño o niña. Las consecuencias de una decisión errónea pueden ser fatales. Cabe hablar de diferentes niveles de diferencia sexual, con múltiples situaciones de intersexualidad. El estudio cromosómico pareció decisivo para establecer el carácter masculino o femenino de un recién nacido; incluso ahora, con ocasión del diagnóstico prenatal, el cariotipo puede pronosticar si nacerá un niño o una niña. Pero las cosas no son siempre tan claras. No basta con tener dos cromosomas X para mostrar un fenotipo femenino porque puede asociarse a una morfología de genitales externos masculina como consecuencia de niveles embrionarios altos de testosterona, una hiperplasia suprarrenal congénita, un déficit de aromatasa, etc. A la vez, una dotación XY puede ir asociada a genitales femeninos debido a una disgenesia gonadal, un déficit de formación de testosterona, un déficit de 5-α-reductasa o un síndrome de insensibilidad a los andrógenos (feminización testicular). La situación se complica si la dotación cromosómica supone un solo cromosoma sexual (el X sin un Y u otro X asociados), si se da un XXY o un triple X.

La determinación genética es importante. No basta con la genitalidad. Un chico llamado David Reimer perdió su pene a causa de un accidente quirúrgico a los 8 meses de edad. Su familia trató de superar la situación haciendo de él una niña. Con un enfoque biologicista extremo eso parecía posible; se le extrajeron los testículos a los 18 meses y a los 12 años de edad empezaron a tratarlo con estrógenos. Nada de eso impidió que, al cumplir 15 años, Reimer intentara vivir como un chico. A los 38 años se suicidó.

Lo genético, lo anatómico, lo hormonal, no bastan para determinar la orientación sexual de una persona aunque un observador pueda asignarla a un género dado. El descubrimiento de los cromosomas sexuales, de las hormonas sexuales, el reconocimiento de diferencias anatómicas incluso sutiles… todo eso es importante, pero no basta como explicación de lo que podríamos llamar problema sexual, porque éste tiene que ver con la identificación sexual que uno mismo se confiere, con el sexo hacia el cual es atraído, con su comportamiento como ser sexuado, no sólo en su relación de pareja sino en general, en su visión del mundo y con la posibilidad de sufrimiento inherente a esa sexualidad.

La reproducción sexual requiere en primera instancia una atracción entre un hombre y una mujer, pero sabemos que esa situación no siempre ocurre, siendo un hecho que hay homosexuales. Desde un punto de vista biológico, eso constituye para algunos científicos una aberración, una enfermedad a estudiar y tratar. Generalmente esos enfoques extremos persiguen explicar la homosexualidad como un dimorfismo fracasado, de tal modo que un hombre homosexual tendría áreas cerebrales que no estarían nítidamente diferenciadas hacia un sexo concreto. Se han buscado también sin éxito los genes que harían que alguien fuera homosexual. Considerar la homosexualidad como una enfermedad no es una rareza aun a día de hoy; de hecho, parece que en el desarrollo del DSM dejó de ser un trastorno, más por la presión de colectivos homosexuales que por un convencimiento interno de los redactores de ese manual. Que no se haya encontrado una base genética ni, en general, biológica, de la homosexualidad no parece evitar que persistan investigaciones biologicistas relacionadas.

2) Atracción sexual.

La atracción sexual es un hecho, ante el que caben dos preguntas en el plano biologicista: ¿por qué ocurre? y ¿cómo ocurre?

Cabría una respuesta fácil a la primera pregunta: ocurre porque sin esa atracción no nos reproduciríamos sexualmente. Es una respuesta finalista, con la salvedad importante de que el finalismo es mera forma de hablar. Hay atracción y reproducción, simplemente; sin la primera no se daría la segunda. Pero precisamente el sexo supone una nueva forma de evolución. Una mujer puede elegir una pareja y no otra. Hay una competición por la supervivencia individual pero también la hay por reproducirse sexualmente y, a veces, esas dos presiones de selección pueden entrar en conflicto. Los más biologicistas esgrimen argumentos supuestamente evolutivos para explicar la selección sexual. Así, Víctor Johnston cree que es importante que las mujeres puedan “ver” el sistema inmunológico del hombre con el que mezclarán sus genes y afirma que la simetría es un indicador del sistema inmunológico muy sensible en todas las especies. En una línea similar, Craig Roberts sostiene que las mujeres son más atraídas por fotos de hombres homocigotos en el sistema MHC y Wedekind asegura que las mujeres son más atraídas por el olor de hombres homocigotos MHC. Es decir, una mujer elegiría, con su vista o con su olfato, a alguien con un buen sistema inmunológico para que así sus hijos fueran más resistentes y vivieran más.

La segunda cuestión también ha suscitado trabajos recogidos en prestigiadas publicaciones. Estando el sexo relacionado con el placer, se han observado correlaciones tan supuestamente interesantes como la existente entre el “amor romántico” (así se indica en la publicación) y la activación de regiones cerebrales ricas en receptores para oxitocina y vasopresina. Helen Fisher publicó que la contemplación de fotos del ser amado induce la activación de áreas ricas en dopamina asociadas al sistema de recompensa y motivación de mamíferos, y que la activación del área tegmental ventral izquierda se correlaciona con la intensidad de la pasión romántica, una pasión asociada a niveles elevados de dopamina y noradrenalina y a una disminución de serotonina También se ha visto, mediante poderosas técnicas de imagen cerebral funcional, una reducción en el apetito sexual en chicos que habían olido lágrimas de chicas afectadas tras ver una película emotiva. Algo así se ha publicado en Nature, una revista caracterizada por el elevado porcentaje de manuscritos que rechaza para publicación.

3) Reproducción

Del mismo modo que para respirar bien se precisan unos pulmones sanos, lo anatómico y funcional es importante para que pueda darse una relación sexual que permita la reproducción. Sabemos de condiciones de infertilidad tanto en la mujer como en el hombre y de alternativas conducentes a superarla, que van desde tratamientos hormonales hasta el alquiler de úteros, pasando por la fecundación in vitro. Pero, a veces, no dándose situaciones de ese tipo, ocurren fallos. Desde hace pocos años coincidiendo seguramente de modo casual con la aparición del remedio farmacológico, sabemos que millones de hombres sufren disfunción eréctil al menos ocasionalmente tras cumplir los cuarenta años. Se ha defendido un trastorno disfuncional en mujeres pero que, por razones obvias, sería distinto, buscándose más bien a nivel cerebral. Si la disfunción es un problema en lo fisiológico, lo anatómico mismo también preocupa, hablándose al respecto del síndrome del pene pequeño, para cuyo problema se han descrito mejoras, estadísticamente significativas, merced a un sistema alargador, y publicados en una prestigiosa revista urológica.

4) Fidelidad de pareja

Nada parece mejor para un niño que tener unos padres cuya relación de pareja es estable. No sorprende por ello que la evolución haya favorecido esa estabilidad, perturbada en algunas ocasiones por un defecto genético, como se puso de manifiesto al hallar una relación significativa entre uno de los polimorfismos (RS3) del gen para el receptor de la vasopresina en hombres y la calidad de la relación marital tal como se percibía por sus parejas, apoyando así la suposición de estudios previos de que la influencia de ese gen sobre la unión de pareja en topillos de pradera es probablemente relevante también para seres humanos.

Una reflexión. Biología e inocencia sexual

El enfoque biologicista podría reducirse del modo siguiente: somos sexuados para reproducirnos, supone una enfermedad a tratar lo que impida esa reproducción (desde la homosexualidad hasta la disfunción eréctil) y los comportamientos de elección de pareja y de fidelidad a ella dependen de nuestra dotación genética. Obviamente, ser biólogo o médico no implica asumir ese enfoque, pero tal perspectiva alimenta muchas investigaciones y publicaciones que son a su vez divulgadas al gran público. El mercado farmacéutico no es insensible a esos descubrimientos y el sildenafilo y derivados son una buena muestra de su interés pragmático. Los estudios similares a los descritos antes son relativamente numerosos y calan en el gran público, lo que supone una gran receptividad hacia este tipo de cosas.

¿Qué es factible considerar en el reduccionismo biologicista? Desde mi punto de vista, se da algo parecido al retorno a la inocencia que Adán y Eva perdieron al saberse sexuados y desnudos. Eso es así porque una concepción biologicista extrema desprecia lo biográfico, de lo que lo sexual cultural forma parte. La atracción se debería a unos genes que hacen elegir la mejor pareja desde el punto de vista de complementariedad genética y resultado inmunológico en la generación resultante y, para tener efecto, esos genes codificarían adecuadamente las estructuras genitales y cerebrales, de modo que el placer relacionado sea un buen sistema de refuerzo de la acción biológicamente correcta, similar a cualquier reflejo condicionado. Una persona homosexual sería una enferma a tratar, aunque no se descarte que ese tratamiento aun no esté logrado, y la estabilidad de pareja dependería de que el hombre tuviera unos genes que no le hicieran promiscuo (la “adicción al sexo” sería determinada genéticamente). Este esquema, de extraordinario simplismo, supone a la vez una radical genitalización de lo sexual, al no ser concebible otra finalidad del sexo que la reproducción misma.

Se da así en la práctica, una identidad del exceso biologicista con el puritanismo religioso cristiano. También la religión admite la existencia de la homosexualidad pero contemplándola como desviación; también la religión considera que la finalidad del sexo es la reproducción y también ella censura la promiscuidad. La diferencia estriba en que la culpa pecaminosa religiosa se anula en la perspectiva biologicista que, en vez de pecado, ve determinismo genético y enfermedades tratables.

Hay, sin embargo, un aspecto de antagonismo también radical entre la religión cristiana tradicional y la concepción biologicista; si bien en el ámbito religioso se considera que un aborto es un crimen, desde el punto de vista biologicista sería la versión negativa de una aspiración eugenésica, que contemplaría no sólo la eliminación de lo defectuoso (y el concepto de defecto va cambiando para acoger cada vez a un mayor número de alteraciones embrionarias diagnosticables tras poco tiempo de gestación); también tendría en cuenta la posibilidad de corregirlo e incluso mejorar lo normal por medio de la manipulación genética. Este renacer de la tentación eugenésica supone un riesgo no desdeñable como es el de un nuevo racismo mucho más radical en su fundamento que el que floreció en el siglo XX. Si éste tuvo como resultado los campos de concentración nazis, el racismo científico se asociaría a una segregación ya no de adultos sino de embriones y de las personas resultantes. El panorama previsto por Huxley o el que sostuvo la fantasía GATTACA ya no parece ser sólo de ciencia–ficción.

Si el biologicismo como forma de explicación tiene éxito se debe a que se da en una cultura presta a aceptarlo. Y la nuestra lo hace, dándonos ejemplos cotidianos de cómo acoge los pretendidos avances científicos. El viejo sueño de la eterna juventud renace cuando un cuerpo es observado con la visión unidimensional de su atractivo sexual; siendo esa observación bastante generalizada, no sorprende el éxito de costosos e inútiles tratamientos anti-aging o que la especialidad de cirugía plástica sea una de las preferidas por los médicos que alcanzan mejores puntuaciones en el examen MIR. La competencia animal por la reproducción se ha transformado en el ámbito humano en una equiparación del acto sexual a un examen en el que cada elemento de la pareja es comparable por el otro con otras alternativas reales o imaginadas e incluso medible (en sentido real en el orden genital en chicos), lo que facilita la propia medicalización de lo normal en este ámbito, abundando los jóvenes que toman los oportunos fármacos para “no fallar” o para “dar la talla”. Si no hace mucho se hablaba de mujeriegos, hoy se habla de adictos al sexo y ya sabemos que si alguien es infiel lo es porque sus genes se lo dictan, al igual que ocurre en los topillos de pradera.

El exceso de la extrapolación cientificista animaliza en el peor sentido al ser humano y, de ese modo, incurre en un cierto retorno a una inocencia sexual, pues inocente es quien no ha comido la manzana del árbol prohibido y es mero instrumento de genes y neurotransmisores o, dicho de otro modo, quien no ha reparado en que está desnudo.

Algunas referencias bibliográficas

-. Zeki S. The neurobiology of love. FEBS Lett. 2007;581:2575-2579.
-. Aron A, Fisher H, Mashek DJ, Strong G, Li H, Brown LL. Reward, motivation, and emotion systems associated with early-stage intense romantic love. J Neurophysiol 2005;94:327–337
-. Walum H, Westberg L, Henningsson S, Neiderhiser JM et al. Genetic variation in the vasopressin receptor 1a gene (AVPR1A) associates with pair-bonding behaviour in humans. PNAS 2008; 105: 14153-14156.
-. Wylie KR, Eardley I. Penile size and the ‘small penis syndrome’ BJU International 2007;99: 1449-145
-. Savic I, Lindström P. PET and MRI show differences in cerebral asymmetry and functional connectivity between homo- and heterosexual subjects. PNAS. 2008;105:9403-9408.
-. Gavrilets S., Rice WR. Genetic models of homosexuality: generating testable predictions Proc. R. Soc. B 2006 273, 3031-3038.
-. Benton MJ. The Red Queen and the Court Jester: Species Diversity and the Role of Biotic and Abiotic Factors Through Time. Science. 2009;323:728-732.
-. van Doorn GS, Edelaar P, Weissing FJ. On the Origin of Species by Natural and Sexual Selection. Science 2009;326:1704-1707.
-. Hughes IA. Minireview: Sex Differentiation. Endocrinology 142(8):3281–3287
-. Gelstein S, Yeshurun Y, Rozenkrant L et al. Human Tears Contain a Chemosignal. Science. 2011;331:226-230
-. Walum H, Westberg L, Henningnsson S. et al. Genetic variation in the vasopressin receptor 1a gene (AVPR1A) associates with pair-bonding behavior in humans. PNAS 2008;105:14153-14156. 



 El lado salvaje del capitalismo, por José Ramón Ubieto

“La codicia es buena” (greed is good), lema del Gordon Gekkode la película Wall Street, anunciaba en los 80 la era del darwinismo social. Richard Sennett lo corroboró más recientemente al declarar de manera contundente que el capitalismo en los últimos veinte años se ha hecho completamente hostil a la construcción de la vida.

La exacerbación de ese lado salvaje se inicia con la desregulación de los años 80, liderada por Margaret Thatcher y Ronald Reagan, como nos lo ha mostrado de manera rigurosa Thomas Piketty (El capital en el siglo XXI). En nombre de ideales democráticos y de progreso (libertad, autonomía, crecimiento), y con el apoyo de las nuevas tecnologías, se enmascara esa voluntad de goce que no conoce límites y cuyo resorte pulsional y entrópico es evidente: no tiene otra finalidad que ella misma.

Hoy ya percibimos con claridad que no sólo se trata de liquidar formas de trabajo o de creación sino de constatar que el propio sujeto consumidor es ante todo un consumible.

Esta tesis ha sido dicha de muchas maneras y uno de los que la anticipó a finales de los sesenta fue Jacques Lacan cuando señaló los rasgos de este discurso que ambiciona la anulación de cualquier pérdida –de allí su pasión por reciclarlo todo incluida la protesta- y tiene la convicción cínica de que en la vida finalmente se trata sólo del goce. Es por ello que el amor –que siempre presupone la existencia de una falta, de un anhelo- no tiene lugar en el discurso capitalista, salvo en su condición de mercancía consumible.

Un ejemplo preciso de esta tendencia dominante lo encontraran en la web de citas www.seekingarrangement.com/es donde los sugar daddies (papis chulos), varones maduros con recursos y miembros de la élite, prometen “Relaciones de Beneficio Mutuo” a sugar babies, jóvenes estudiantes “atractivas, inteligentes, ambiciosas y orientadas a sus metas”. Bajo el eufemismo del beneficio mutuo se oculta una práctica de prostitución que bien pudiera considerarse como la forma actual del derecho de pernada feudal. Aquí son los padrinos quienes lo ejercen, velado por esas buenas intenciones y el consentimiento de las jóvenes: “Sabes –les exhortan desde la web- que te mereces salir con alguien que te consienta, que te haga crecer, y te ayude tanto mentalmente como en el ámbito emocional y financiero”.

La iniciativa goza de gran éxito en muchas ciudades de EE.UU. y en otros países. También en Catalunya donde la proporción de chicas por padrino es de 5 a 1 y como se señala en la web: “¿Qué otro sitio para hombres ricos tiene números tan impresionantes como estos?”. Ni Étienne de La Boétie hubiera imaginado una servidumbre voluntaria tan genuina.

Esta es la lógica que parece imponerse en nuestras vidas: la obsolescencia programada de bienes y sujetos, sacrificados en el altar del dios money. Al falso dilema de la desregulación o el furor de la normativización –propia de una moral victoriana que sólo halló alivio en la carnicería de la I Guerra Mundial- habría que oponer una fórmula que, como el propio Papa Francisco decía en estas mismas páginas, no alimente “la cultura del descarte”. Regular es aceptar una pérdida (pagar impuestos, consensuar normas colectivas) y ese límite es constitutivo de un lazo civilizado. Lo otro –digamos las cosas por su nombre- es la jungla salvaje de la pulsión.


¿Niños transexuales?, por Gabriela Medin

La problemática de la elección de sexo en la infancia ha aparecido últimamente en los medios a través de distintas notas sobre los niños llamados transexuales. 

Se han publicado algunas de estas noticias en el FB de las jornadas. A partir de allí se ha entablado un diálogo con Julio González y con Margarita Alvarez que me llevó a escribir sobre el tema.

Una de las notas se refiere a un campamento llamado “tú eres tú”, que se propone como un lugar donde cada niño puede vestirse de acuerdo a cómo se sienta, vestirse de chica o de chico, independientemente de su cuerpo biológico.

En la foto que acompaña se ven niños “adornados” con cosas de mujer, si uno mirara la foto podría pensar que se trata de chicos jugando a disfrazarse. Sabemos que el disfraz tiene una función de cubrir, de velar. ¿Es lo mismo un niño que usa vestimentas femeninas que un adulto que se viste de mujer?

Una primera cuestión es pensar en qué momento se realiza la elección de sexo.

Si bien sabemos que no se trata de una cuestión de tiempos evolutivos, los tiempos lógicos así como los cronológicos cuentan en la constitución subjetiva.

La marca del leguaje en el cuerpo, los recorridos pulsionales, la fijación de ciertas modalidades de goce, las identificaciones, son operaciones que acontecen durante la infancia. Luego, la adolescencia plantea una nueva vuelta, de cara a asumir el encuentro con la sexualidad adulta.

En la infancia hay “desajustes”, el niño no responde ajustándose a la norma, no olvidemos que los desajustes propios de la infancia son también una expresión del “no hay relación sexual” , las cosas no “encajan” completamente, sin resto.

En este sentido, definir tempranamente a un niño como transexual puede suponer un forzamiento y precipitar de forma anticipada una elección.

Hay un cierto tiempo de espera en la infancia, hay un cierto fuera de juego del campo de los adultos que es propicio mantener para no enfrentar al sujeto a la exigencia de dar una respuesta cuando aún no la tiene.

Considero que en la sociedad contemporánea hay un empuje a convertir a los niños en pequeños adultos. Este empuje lo observamos en el énfasis de los padres en las múltiples actividades extraescolares, con agendas de ejecutivos, en la falta de tiempo de juego libre, en las publicidades y productos audiovisuales que adelantan ciertas vivencias propias de la adolescencia a la infancia, en la ansiedad de los padres respecto del rendimiento y éxito futuro.

Pero más allá de las consideraciones sociales, hay elementos propios de nuestra práctica que también nos deben hacer pensar este movimiento apresurado. La palabra del Otro tiene peso en la infancia, y sabemos de las dificultades que tiene para el niño el exceso en la relación con el Otro.

Así como en cierta época, nos negábamos a etiquetar a los niños con un diagnóstico psicopatológico o psiquiátrico, creo que es nuestra responsabilidad actual defender a los niños de un etiquetamiento temprano en cuanto a su elección de sexo.

En cada caso podremos valorar la relación al Otro y al propio cuerpo, las identificaciones y la elección del sujeto.

No hay comentarios: