15 de agosto de 2016

LACAN COTIDIANO, por Marie-Hélène Roch, Elisabeth Leclerc-Razavet.




DEFINITIVAMENTE LACANIANO
Acerca de El Reverso de la biopolítica.
Una escritura para el goce, de Éric Laurent
por Marie-Hélène Roch

 
Subversión
El Reverso de la biopolítica (1) ¿un título muy foucaultiano? Esa fue mi pregunta durante un momento. Pero después de la lectura de la introducción del libro de Éric Laurent, he entendido ese título como punto de almohadillado de nuestra época, que vendría a fijar, a nombrar lo real sintomático.

El título me había parecido en efecto en primer lugar como la prolongación de la invención del neologismo bio-político de Michel Foucault en 1974, en Río de Janeiro para definir la integración del viviente en los discursos, en el imperio de la técnica y el ejercicio del poder, pero la introducción de Éric Laurent opera una subversión de la biopolítica, al estilo de Lacan del "quítate de ahí para meterme yo, pues"(2). Esta subversión consiste en una sustitución. Así lo señala Jacques-Alain Miller: "la sustitución del inconsciente freudiano por el parlêtre lacaniano, fija un destello". Y él nos invita a "tomarla como índice de lo que cambia en el psicoanálisis en el siglo XXI cuando debe tener en cuenta otro orden simbólico y otro real distintos de aquéllos sobre los cuales se había establecido"(3).

Lo que cambia, para el psicoanalista, es el análisis del parlêtre. Lo que cambia para él es que habla con lalengua del cuerpo, la del goce. Lo que cambia para el goce del síntoma, es que no tiene reverso, sin embargo se engancha a los imperativos que generan el malestar de nuestro siglo. Lo que cambia para la biopolítica es que "el inconsciente es la política"(4). Éric Laurent analiza todas sus consecuencias. 

El Reverso de la política es pues un título decididamente lacaniano. Leyendo este libro se comprende que la biopolítica está fundada sobre la denegación de la experiencia del goce, de la que se ocupa precisamente el psicoanálisis, aceptando lo imprevisible del goce que escapa a cualquier cálculo, angustia al cuerpo y lo marca de manera traumática y siempre singular. La biopolítica se adhiere a las técnicas del cuerpo y a su management: cuanta más idolatría hay, más imágenes hay, más frágiles son los cuerpos, más incalculable es lo real… 

El goce anterior a la imagen
Éric Laurent pone el acento sobre la relación con el goce anterior a la imagen. Insiste sobre la enseñanza de Lacan, sobre el acontecimiento de cuerpo que le ocurre a un cuerpo atrapado por el lenguaje y no equivale a ningún individualismo. En 1970 en El Reverso del psicoanálisis, Lacan escribe: "Lo que enseño, desde que articulo algo del psicoanálisis bien podría titularse Historia de una mitad de sujeto"(5). Inasimilable cualquiera que sea su origen, La mitad del pollo, cuento de Jean Macé, fue el primer libro de lectura de Lacan(7). Representa la división del sujeto que Lacan sitúa de manera topológica en el "Atolondradicho"(8). La banda de Moebius (círculo de vida) es igual al corte, es decir, este acontecimiento en el cuerpo hablante. En "Lituraterre", Lacan hace la apuesta de lo singular que hay que producir: "es reproducir esta mitad sin par por la cual el sujeto subsiste"(9).

Sin esta marca en el cuerpo, esta pérdida del cuerpo, no hay posibilidad de que el goce pueda recuperarse de nuevo en la palabra; en consecuencia no hay saber que concierna a la experiencia de goce de los cuerpos y, por tanto, no hay anclaje nuevo posible de la relación del sujeto a su cuerpo.

Esta introducción, "Entre vacío e imágenes", da que pensar y el deseo de avanzar en el libro, de progresar para saber de qué se trata. 

Perturbación en lalengua 
Una escritura para el goce, subtitula la obra –a nuestra destreza, a la destreza del psicoanalista, de "LOM" del siglo XXI, del artista, y también del analizante- invita al esfuerzo de poesía en la práctica de la interpretación, en su objetivo: la extracción de lo real en el lenguaje, a partir de la palabra. El psicoanalista encuentra ahí el apoyo que da la "moterialidad" (NT), la letra; que se muestra ahí como "perturbación lógica"(10) en el lenguaje de los cuerpos. Perturbación, ¡luminosa interpretación de la letra por parte del autor!

Contrariamente al individualismo, los Analistas de la Escuela (AE)(11) con su testimonio muestran lo que una experiencia de goce añade al discurso y al lazo social: el sinthome, un anclaje nuevo en la definición misma del psicoanalista. ¿Qué es tener un cuerpo? "Eso se siente, y una vez sentido, se demuestra"(12)

Este libro es de un gran alcance, los oyentes del curso pronunciado en la ECF(13) apreciarán el trabajo de edición, y es una enseñanza para cada uno. 

Traducción, Fe Lacruz

NT. Materialité/mot-erialité: juego de palabras con mot (palabra)

Notas:
1 Laurent É., L'Envers de la biopolitique. Une écriture pour la jouissance, Paris, Navarin / Le Champ freudien, 2016.
2 Lacan J., "Joyce el Síntoma", Otros escritos; Paidós
3 Miller J.-A., "El inconsciente y el cuerpo hablante". Presentación del tema del Xº congreso de la AMP en Río de Janeiro; www.wapol.org).
4 Lacan J., Le Séminaire, livre XIV, « La logique du fantasme », leçon du 10 mai 1967, inédit.
5 Lacan J., El Seminario, libro XVII, El Reverso del Psicoanálisis, Paidós.
6 Texto disponible en Internet.
7 Cf. Lacan J., El Seminario, libro XVII , El Reverso del Psicoanálisis, Paidós, p. 63.
8 Lacan J., "El Atolondradicho", Otros escritos, op. cit.p. 470.
9 Lacan J., « Lituraterre », Otros escritos, op. cit., p. 16.
10 Laurent É., L'Envers de la biopolitique. Une écriture pour la jouissance, op. cit.
11 Cf. Laurent É., L'Envers de la biopolitique. Une écriture pour la jouissance, op. cit., p. 209-213.
12 Lacan J., "Joyce el Síntoma", op. cit.
13 Cf. Laurent É., « Lectures lacaniennes. Parler lalangue du corps », enseñanza dispensada en el marco de la Escuela de la Causa freudiana en 2014-2015, audición disponible sobre el sitio de Radio Lacan.


LOS INOCENTES
Maternidad y evento del cuerpo,
por Elisabeth Leclerc-Razavet

Seguramente la película es una novela, pero se origina en un hecho real: unas religiosas, en un convento de Polonia, son violadas por soldados rusos al final de la guerra, en 1945. Subrayamos, no es solo lo que se muestra en el film. Lo que la cineasta, Anne Fontaine, intenta atrapar con su arte, son los efectos, las consecuencias de esas violaciones.

La joven interna, Mathilde Beaulieu, alistada en la Cruz Roja para atender a los heridos de guerra franceses en esa Polonia árida, no es un personaje de ficción. Sus registros "de campaña" existen. Sería interesante leerlos, trazas del tiempo o de la escritura que se imponen.

Es en el momento en el que se declara su embarazo cuando una joven religiosa corre en la nieve hasta el puesto de la Cruz Roja, buscando a un medico. Rechazo: no se atiende sino a franceses, responde la joven interna, jefe del Hospital de campaña. Pero la mujer que hay en ella, posteriormente, entiende la llamada inédita. Ella asume a su vez riesgos enormes para encontrarse a escondidas en el convento.

Va a suceder un cara a cara sorprendente entre ella y Sor María (la admirable Ágata Buzek), responsable de las novicias, dividida ella misma entre esta irrupción de lo real –el embarazo y la Regla de las Benedictinas concerniente al silencio… y el cuerpo. No se toca al cuerpo. La joven médico será inflexible entonces: o ella hace su trabajo, o abandona el lugar.

Asistimos a una prueba de rompimiento de la Regla que se produce en tres respuestas:

- La del médico militar: ir más allá de la infracción a fin de proporcionar asistencia a toda persona en peligro.

- La de la responsable de las novicias: hacer entender a las hermanas que se está infringiendo la Regla.

- La de la madre superiora que intenta mantener la Regla, aun al precio de la vida de un niño.

Tres posiciones del sujeto que van a circunscribir, dar lugar y nombrar "el evento" como signo de lo real, fuera de sentido.

Siete embarazadas revolucionaran el ritmo del convento. Ellas no son el fruto de la Inmaculada concepción… La brutalidad, solamente evocada, es un testimonio inagotable. Enciende los cuerpos de la maternidad. Sombras y luces. Es un real que los viola y se despliega, se desarrolla gracias a esta medico, ella-misma "trabajada" por esta prueba. Es eso, este film, de sujetos femeninos, en su singularidad, que surge al filo del relato. La maternidad toma cuerpo, de monjas subvertidas alumbrando. De niños que nacen… de niños que mueren.

Violación, embarazo, niño… ¡Convertirse en madre, es siempre la razón singular! Aun es necesario que la Doctora Madeleine Pouliac, su verdadero nombre, y Anne Fontaine, con su rigor y su pudor para recordar que un acto de palabra, que es un decir que porta un deseo puede tocar la relación de cada uno con su cuerpo. Es lo que importa para una mujer, particularmente cuando ella deviene madre.

Traducción de Amilcar Gomez

Nota:
1.- "Es un evento que esta en el origen mismo del sujeto, en cierta manera originario al mismo tiempo que permanente, es decir que se reitera sin cesar." Miller, J.-A. "Leer un Síntoma", intervención en el IX Congreso de la NLS, Londres, 3 de Abril del 2011, Mental 26, junio del 2011, p. 58.

No hay comentarios: