12 de marzo de 2014

APRES-COUP: Reseña del espacio Enseñanzas del pase. Final de análisis y pase. "La (re)solución del pase" - CdC - 11 febrero 2014. Por Begoña Ansorena



ELP DEBATES



APRÈS-COUP ]



Reseña del espacio Enseñanzas del pase. Final de análisis y pase 
La (re)solución del pase 
Comunidad de Catalunya de la ELP


Reseña de Begoña Ansorena

El pasado 11 de febrero, Anna Aromí continuó con su serie de enseñanzas del Pase en la Comunidad de Cataluña de la ELP, bajo el título "La resolución del Pase".
Anna Aromí, plantea que el dispositivo del Pase pone en juego lo real de la orientación. Refiere al Pase como filtro para captar algo de ese real que siempre se escapa. En este sentido el Pase lleva la marca de ese real y el dispositivo del Pase recubre ese real.
Comienza su análisis en Paris preguntándose sobre el estatuto del final de su anterior análisis, ¿era un final? ¿y el pase?.
Ordena su transmisión en relación a su experiencia desde tres lugares: como pasadora, entiende que si tenía que hacer el pase, tenía que conocer el dispositivo. "No conviene entrar en le Pase como un ideal sino conviene "mancharse" con el objeto". Operaba el síntoma sin ella saberlo. El Pasador, es el que mantiene la pregunta del final de análisis más abierta. Encarna la figura del que no sabe mejor que nadie.
Como miembro del cártel de la ELP, le permitió seguir confiando en el dispositivo más allá de las personas.
Como pasante, se pregunta si ayuda haber estado en el cartel. Puede ayudar, refiere, pero no toca el hueso de la cosa. El pasante cree saber acabado su análisis para depositarlo en la escuela, un Otro donde seguir con sus elucubraciones.
El encuentro con el Pase fue fluido, simple, ágil. Las entrevistas fueron "la cocina" del Pase. Se encontró con restos de su histeria, refiere: el miedo como síntoma infantil y la miedo + la mirada, como síntoma en la pubertad. "El pase el lo que pasa" es lo que aprendió.
La Re-elaboración del final, prosiguió Anna, fue lo que le permitió la separación del analista y el fin de análisis. Entre el final y el pase como experiencia de lo real, al final se encuentra una satisfacción descompletada del saber, de la teoría, manteniéndose cierta hiancia.
Tras su exposición, se pasó a las preguntas y comentarios suscitados en el auditorio.
Rosa Godínez preguntó a Anna desde cuándo estaba la pregunta por el Pase a lo que Anna respondió que la pregunta por el Pase estaba desde el principio y la pregunta que le llevó a su último análisis de Paris fue si su anterior análisis era un final de análisis y la pregunta por el Pase.
Ricard Arranz preguntó sobre el estatuto del Inconsciente al final del análisis, si hay Inconsciente, a lo que Annarespondió con un ejemplo sobre un lapsus que tuvo con el nombre de la secretaría del Pase, pero dicho lapsus ya no tiene estatuto de lapsus, no le remite a una significación.
Leonora Troianovski hizo un comentario sobre lo que testimonió Anna de su experiencia en el cartel "como experiencia de lo real" y se pregunta ¿qué implica que lo sea? Plantea Leonora: que acaso el tipo de lazo con el agujero que se mantiene desde el lugar de cada uno de sus vértices: pasador, cartel, pasante, dependiendo del lugar: precisas que "hay un mancharse" ¿podríamos tomar ese "tener que mancharse" como uno de los nombres de lo real en juego en la experiencia, en tanto que, como dices en tu experiencia ha implicado poner el cuerpo y con ello la dimensión del acto, nada idea en relación directa con lo que no está escrito?
Despliegas así una topología no euclidiana del pase, sostenida por un vacío central, y la pregunta en cada uno de sus vértices.
Me parece encontrar en tu trabajo de hoy una serie de ejemplos de este espacio del parlêtre y de la anfibología que el dispositivo del Pase mantiene con él: la posibilidad de estar en una lista sin saberlo ciertamente y teniendo que responder de ello-,  el hablar al pasador siendo que las propias palabras no son las que llegarán al cartel del Pase sino las suyas "una palabra que no es del que la dice…", una puerta de entrada que puede ser tomada como una salida, una puerta "orgánica", la hiancia entre la satisfacción que se obtiene ciertamente al final y la teoría, que no hará nunca "proporción" con el saber… 
Diferentes ejemplos que dejan ver la topología del pase, conforme a la arquitectura del parlêtre.
Anna agradeció las preguntas y los comentarios que los toma como un trabajo a seguir y nosotros le agradecemos que nos haya permitido transitar por esta velada del Pase que hace serie en el marco de las Enseñanzas del Pase de la Escuela.