17 de octubre de 2015

De la brújula al GPS entre los sexos, por Fabián A. Naparstek


La antigua brújula nos orientaba a partir de un punto cardinal que nos daba ciertas coordenadas para nuestra localización. El norte del Nombre del Padre ha marcado toda una época donde los ejes simbólicos permitían situar al sujeto.  De hecho, ya J.-A. Miller nos ha hablado del sujeto sin brújula (desbrujulado) de la época actual. En efecto, la brújula es un dispositivo que a partir de un punto simbólico ordena toda una serie de coordenadas –también simbólicas- que determinan la posición del sujeto en el campo del Otro. En cambio, nuestra época nos propone un dispositivo técnico que nos lleva al lugar indicado sin tener dicho polo orientador con sus respectivas coordenadas. El GPS se introduce en nuestras vidas como una voz (femenina) que nos comanda al lugar señalado sin que tengamos ninguna idea de nuestra localización. Una voz que suele tener las modulaciones propias del superyo y que ante cualquier pequeño desvío o exceso de velocidad nos frena con severidad para recalcular nuestro camino. Al final, uno sabe que llegó solamente por haber cumplido las órdenes de una voz que no admite preguntas, ni protesta alguna y sin tener la menor idea de nuestra situación respecto del Otro.

En la presentación para nuestro próximo Congreso de la AMP J.-A. Miller nos muestra, a través de la presencia del porno en nuestra época, la “vacuidad semántica” llevada hasta el “cero de sentido”[1]. “Por lo común, -dice Miller– la ceremonia, a un lado y el otro de la pantalla, se lleva a cabo sin palabras, aunque con los gritos o los suspiros imitados del placer”[2]

J.-A. Miller pone el acento en “la escopia corporal”[3] del porno, pero no deja de señalar la presencia de la voz y el vacío de sentido en el encuentro sexual. Dicha vacuidad semántica propia del porno podría pensarse como el extremo de las relaciones entre los sexos “en las costumbres de las jóvenes generaciones”[4]. Estas costumbres, marcan un estilo de “desencanto, brutalización y banalización”[5]. Quiero decir que el porno podría plantearse como el paradigma de una época donde priman relaciones entre los sexos vacías de sentido con una presencia –a veces inquietante– del objeto pequeño a. De hecho, hace poco tiempo hemos tenido la posibilidad de ver un film donde el protagonista se enamora de un sistema operativo y mantiene una relación a partir de una voz que lo guía tal cual el GPS por las supuestas rutas del amor[6].  Un amor vacío de sentido, donde el cuerpo está escamoteado y la presencia de la voz (femenina) va guiando el camino. De hecho, Lacan señalaba “que uno cree lo que ella dice. Es lo que se llama el amor”[7]. “La diferencia es, sin embargo, manifiesta. Entre creer allí, en el síntoma, o creerle. Es lo que hace la diferencia entre la neurosis y la psicosis. En la psicosis, las voces, no solamente el sujeto cree allí, sino que las cree”. “Uno la cree…Pero uno allí se ciega”[8]. Creerle a una mujer y a lo que ella dice tiene ciertos peligros hasta el punto de hacer de esa creencia una voz superyoica que puede enloquecer al hombre en cuestión. Lacan hace una comparación entre la neurosis y la psicosis, pero también con la locura del amor. Locura que puede dejar ciego al sujeto siguiendo la voz del superyo que enloquece y vacía de sentido al amor. Cuestión que cada vez mas encontramos en nuestros consultorios; hombres estragados por la voz femenina que lo lleva ciegamente a lugares impensados.

A su vez, cuando Lacan aborda la época actual, da cuenta de que “los objetos a se meten en todas partes, aislados, solos, y siempre listos a sorprenderlos en el primer encuentro”[9]. Subrayo aquí la indicación de que dichos objetos a se encuentran aislados y solos. Es decir, sin la ligazón fija que supone el fantasma de cada quien. En efecto, en el fantasma “el sujeto, en tanto dividido, está en una cierta relación con el objeto a[10]. Una relación fija que funciona de brújula en los encuentros o des encuentros con el Otro sexo. Que los pequeños objetos a irrumpan aislados y sueltos,  lleva a comparar la época actual con la locura. “La mass-media, a saber esas miradas errantes y esas voces caprichosas de las cuales están destinados muy naturalmente a estar rodeados cada vez mas… se los meten por los ojos y por las orejas”[11]. Es la libertad de la locura, ya que el loco es libre porque tiene el pequeño objeto a en el bolsillo. Se entiende aquí, que la época actual empuja a un abordaje del Otro sexo no a partir de la brújula de una condición erótica particular, sino a partir del GPS de la presencia de un objeto pequeño a suelto y vacío de sentido. 

Efectivamente, la conferencia de J.-A. Miller en el último congreso abre múltiples perspectivas de investigación para nuestra comunidad de trabajo y en esta oportunidad me quise detener en lo que me inspiró su manera de abordar los modos de lazos entre los sexos en la época actual.   








Notas:
[1] Miller, J.-A.: “El inconsciente y el cuerpo hablante”. Conferencia pronunciada el 17 de abril de 2014.
[2] Op. Cit.
[3] Op. Cit.
[4] Op. Cit.
[5] Op. Cit.
[6] Hago referencia aquí al film “Her, una historia de amor”.
[7] Lacan, J.: El seminario, Libro 22, RSI, Clase del 21-01-75. Inédito.
[8] Op. Cit.
[9] Lacan, J.: “Pequeño discurso a los psiquiatras”. 1968, inédito.
[10] Op. Cit.
[11] Op. Cit.

No hay comentarios: