31 de enero de 2017

ZAPPEUR, nº 4






Numéro 4 – noviembre de 2016

SITIO WEB: http://www.apreslenfance.com/


EDITORIAL

“Es necesario admitir que existe desde el inicio, en el individuo, una unidad comparable al yo, el yo debe sufrir un desarrollo. Pero las pulsiones existen desde el origen, algo, una nueva acción psíquica luego debe añadirse al autoerotismo para dar forma al narcisismo”

Freud, S. Introducción al narcisismo en Obras Completas. Amorrortu editores. Buenos Aires. 1998. Vol 15, pp. (74)


EDITORIAL

El Uno solo
Por Bruno de Halleux

-¡Penúltimo en la lista!

-¿Qué dice?
-Pues sí, soy el penúltimo en las lista de popularidad

-¿La lista de popularidad?
-Sí, hay una lista donde los alumnos puntúan a los alumnos de la clase, yo soy penúltimo en esa lista

Tiene trece años. Lloros
Un instante más tarde, ¡leve sonrisa¡

-Voy a avanzar un puesto, pues el lunes quien está delante de mí se pone unos brackets en los dientes. El va a descender y yo voy a subir.

Los jóvenes en el colegio se divierten concibiendo listas donde cada uno es evaluado por sus pares.

Por maldad, ¿podemos preguntarnos si es sadismo?

¡No! Marie Hélène Brousse señala más bien a un masoquismo fundamental donde lo que es apuntado en el otro se sitúa en el corazón mismo del sujeto(1).

En su argumento de las Jornadas PIPOL, Patricia Bousquin menciona que el significante amo reducido a un muñón, al Uno, como una unidad contable, conduce al establecimiento de listas.

El Uno contable, el Uno de la lista viene a fijar al sujeto, a objetivarle. Este no es ya tomado en la cadena significante que le constituye como sujeto de la palabra, sino que se encuentra hoy, aún más fijado por el objeto, petrificado.
Un cambio en nuestra sociedad tiene lugar. El plus de goce se cuenta, se evalúa, se transforma en valor contable. Un Discurso del Amo totalitario se desprende de esto, un discurso que funciona sin perdida.(2) Tal es la nueva realidad a la que se encuentran confrontados los jóvenes de hoy.

En la contraportada del Seminario …Au pire (3), Jacques Alain Miller menciona que la última enseñanza de Lacan comienza con este “Hay Uno […] Entiendan, el Uno solo. Solo en su goce, radicalmente auto-erótico tanto como en su significancia (fuera de la semántica).

La clínica del Nombre del padre, la que muestra el primado del Otro en el orden de la verdad y del deseo está socavada el siglo XXI. Pluralizándose y diversificándose tiende a declinarse. En su lugar una nueva modelización surge, la del sinthome. Nos abre a una clínica constructivista donde las antiguas categorías estructurales (neurosis, psicosis, perversión) son suplantadas por el caso singular, por el caso del sujeto a tomarlo uno por uno.

No es sin consecuencias, en la próxima Jornada del Instituto del Niño Después de la infancia se dará lugar a esta clínica que tiene su origen en lo real del Un solo, una clínica que, por este hecho, tendrá que testimoniar de una diversidad infinita.

1-Jornada de inicio del Colegio Clínico de Lille, el 8 octubre 2016.
2-Intervención de D. Holvoet en la Jornada del Colegio Clínico de Lille El nuevo amo es el número.
3-Lacan J. Seminario libro XIX, ou pire. Paidós. Buenos Aires, 2012. Contraportada.





¿Tukedices?









En mi cabeza 
Por The Begat Theater

¡Verdaderamente se es demasiado serio cuando se tiene trece o catorce años!

Patrick Goujon, autor del proyecto «historias ocultas en el colegio» ha dirigido talleres de escritura en dos colegios con alumnos de cuarto curso.

The Begat Theater ha hecho un corto En mi cabeza que lo descubrimos escribiendo: vimeo, “En mi cabeza”, en Google o haciendo click aquí ICI.

El Zappeur ha extraído algunas de estas pequeñas historias.

“¿Por qué nadie me mira a los ojos? me siento solo, todo el tiempo. Tengo la impresión de ser invisible. Por suerte está mi teléfono”.

“Soy una verdadera aspiradora, como todo, incluso si no es bueno. Incluso lo que mis compañeras no han querido comer. Más tarde quisiera ser una comedora profesional”.

“Qué no anda en mí, ¡en serio! Me ridiculizo sin parar. Por suerte la clase no ve todas las tonterías que hago. ¿Torpe? Debe ser mi cualidad. Le entro sin parar a la gente con modales, ¡todo el tiempo, sí! Todos los días me siento obligado a entrarle a alguno. Pero menos mal que la mayoría me esquiva. Encima mis piernas lo hacen a propósito. Es cierto, no se andar derecho”.

“¿Por qué son siempre los otros que eligen? No comprendo ¿Qué no anda en mí? Tengo la impresión de no formar parte de este mundo. No comprendo la moda, ser popular, los estudios ¿para qué sirven? ¿Por qué no podemos ser felices sin todo eso? A veces me pregunto si he nacido por error aquí. Paso todo el tiempo escondiéndome detrás de los libros, detrás de los mangas, de la tele, el ordenador. Llego a sonreir incluso cuando tengo miedo, incluso cuando estoy triste para que nadie se inquiete por mí. Para que todo el mundo crea que soy siempre feliz y de buen humor sin importar lo que ocurra”.

“Me gusta ver los reportajes de animales. Me gustaría ir al zoo. A veces me imagino que soy un animal así los niños podrían fotografiarme. Soy un tigre. Tengo un bonito pelaje. Soy fuerte y feroz. Nadie me acecha en mi territorio. Nadie toca mi comida. Nadie me caza. Nadie me ama. ¿Usted me ama? ¡No acercarse, os devoro!”.

“No sé lo que voy hacer después. Todos mis amigos tiene una vida ya hecha y yo estoy ahí, perdida al lado. No me viene ninguna inspiración. Nada, estoy vacía”.

"Debía haber hecho mis deberes. Hasta un avestruz tendría una pinta más inteligente que yo".

"No lo consigo, pero me gustaría ser menos sensible. Hasta que que mi bobería se apague en mi cabeza”.




Metamorfosis





He crecido de un golpe
Por Elodie Vittori

Antes, Luc recibia golpes, después él es quien los da. Entre ambos, la pubertad le hace una mala pasada. ¡Dura metamorfosis!

A la salida de la infancia, un cambio opera que Freud nombra “metamorfosis de la pubertad”. Luc puede dar testimonio de un punto de báscula entre un antes y un después. Es esta experiencia de “después de la infancia” que llegará a desplegar en nuestros encuentros hasta poder arreglarse con esta difícil travesía.

Luc es actualmente un adolescente de 16 años. Es derivado a un CMP por su colegio a la edad de 13 años, tras una agresión contra un profesor, cuando resulta que las sanciones disciplinarias no tienen ningún efecto sobre él.

De niño, no se pegaba nunca, era pegado por sus pares. Sin embargo, él se decía “ser un peleador que se aferra a la vida” después de su nacimiento. En efecto, su madre, habiendo tenido complicaciones en el parto, considera que tendría que estar muerto. Es tras una lejana mudanza, -entonces tenía 10 años- que ¡ha crecido de un golpe!

De hecho, desde su llegada al colegio, la amenaza parece real e inmediata, quiere hacer “su revolución”. Hasta el punto que sus compañeros le describen como “el terror del colegio”. Así desde hace tiempo, es quien es pegado y quien pega.

Tras una de las reuniones en el colegio, la madre de Luc le dirá: “Tu psicóloga se ha batido por ti”. Esta fórmula será tomada en sesión con el fin de introducir una diferencia entre se batir “contra” algo y se batir “por” algo. Luc se apodera de ella y elegirá de ahora en adelante batirse de otra manera, es decir, “por” su proyecto profesional

El golpe que le hizo crecer a Luc tiene en lo sucesivo otra finalidad, lo que le permite devenir en quien "se pelea por la vida". Una metamorfosis cumplida.



Los bibliógrafos

"Un ado entre nosotros"



La elección de Freud 
Por Claudine Valette-Damasel

Se presenta, aquí, la elección de Freud para nombrar lo que sumerge al sujeto después de la infancia y que se abre a un increible bricolaje a partir de marcas muy antiguas. Un fabuloso viaje entre contingencia y necesidad

En su texto de orientación de la IV Jornada del Instituto del niño, En direccion de la adolescencia, Jacques Alain Miller índica «Lo que podemos decir, de una manera general, es que la adolescencia es una construcción»

Tomémoslo como una invitación para volver a Freud, sobre esta delicada cuestión del pasaje de la infancia a la «gran persona».

El inventor del psicoanálisis ha preferido al término de adolescencia el de pubertad, para calificar este momento de la vida en el que el niño intenta devenir mayor. Eligiendo el término pubertad, Freud se refiere a su saber médico, es decir a lo fisiológico más bien que a las ciencias humanas.

La cuestión de la pubertad forma parte integrante de su teoría sexual infantil. Atraviesa el conjunto de su obra, da cuenta de ella desde 1905 en sus Tres ensayos de una teoría sexual y la pone de relieve hasta el fin de su conceptualización en particular en el Esquema del psicoanálisis, su última obra, escrita en 1938 y que permanecera inacabada a su muerte, acaecida en septiembre de 1939. En este libro condensa las doctrinas del psicoanálisis elaboradas en el curso de su experiencia.

Si el término adolescencia designa los fenómenos sociales y psicológicos de este periodo de la vida, el término pubertad selecionado por Freud, nombra un momento de la sexualidad de un adulto en devenir que toma en cuenta las conmociones del cuerpo del niño.

En el curso de la «metamorfosis de la pubertad» según la expresión de Freud, ciertas elecciones de la infancia son reactualizadas a fin de desvelar el objeto sexual predilecto. Es el momento en que las transformaciones puestas en marcha van a llevar la organización de la vida sexual infantil a su forma acabada, el autoerotismo del niño se borra frente al primado de la zona genital.

Este despertar conmovedor, extremadamente complejo y paradojal de la pubertad se acompaña de atolladeros, incluso llevados al abismo, ante la irrupción sexual. Esto hacer sugir la disarmonia dentro del corazón mismo del humano lo que se revela absolutamente insoportable para el joven, a la vez ávido de libertad y fuertemente amedrentado por su conquista. Sandy, 13 años, nombre y cuerpo andrógino deja un instante su tristeza y sus sollozos que invaden cada sesión, para gritar lo insoportable encarnado por sus padres. A la sesión siguiente, sus sollozos redoblan para decir cuánto le falta su madre mientras que ésta siempre está muy presente en la vida de su hija.

Las metamorfosis del cuerpo, de la relación con el ser y con la existencia, donde vida y muerte se entrechocan, son ineludibles en el parlêtre para conducirlo a encontrar el camino de su vida sexual.




Los bibliógrafos

¡Tú eres serio!

 


Minoría-mayoría a la época de Kant 
Por André Soueix|

La mayoría es un concepto movedizo. Se mueve con la historia. ¿Pero qué recubre exactamente?

Una de las maneras de desembarazarse de la molesta adolescencia es la recubrirla con otra categoría. El binario mayor/menor tiene, en nuestras sociedades, ese rol. Esta división remite al campo político tanto como al vocabulario obligado de las administraciones, de las instituciones educativas y de la Protección judicial de la juventud. Hay que reconocer que "juventud" es a la vez demasiado poética y demasiado vaga.

Menor / mayor tiene la ventaja de la precisión. Las variaciones internacionales e históricas nos invitan sin embargo a las siguientes cuestiones. En Francia, desde 1792 a 1974, se era mayor a los 21 años. Después del 5 de julio de 1974, se es mayor a los 18 años. En Argentina, a los 21 años y se tiene el derecho al voto a los 16 años. Responsable para votar, irresponsable para el resto de la vida civil.

Kant, en el momento en el que los hombres y los pueblos aspiraban a la libertad, tuvo ideas sobre la mayoría y sobre la autonomía que merecen nuestro interés. Piensa que el humano es bífido: ser de naturaleza y ser de libertad. ¿Con esta doble pertenencia cómo guiar nuestras elecciones morales? lo sabemos, Kant encontró la fórmula: "actúa de modo tal que puedas desear que tu acción sea erigida en ley universal". A lo que apunta, es que el hombre se haga autor de su propia ley, incluida en el universal. La condición de esta autonomía, es la voluntad. Lo que permitiría hacer una equivalencia rápida: autor de su propia voluntad = autor de su libertad = autor de su ley. ¿Para hacer esta operación, esta elección ética, de qué debe disponer el sujeto? Del ejercicio libre de su entendimiento. Debe ser mayor

Conocen la definición kantiana de la minoría: "la minoría es la incapacidad de servirse de su propio entendimiento sin ser dirigido por un otro" (1). Para el niño, encontramos la tarea señalada por Freud: el deber de separarse de sus padres. Identificar las presiones exteriores e interiores (el goce del Mal, que Kant no ignora, aquel de las limitaciones surperyóicas) para extraerse de ello, siendo así la primera tarea.

La naturaleza de este sujeto, autor de su voluntad, sin limitaciones exteriores ni interiores, es un poco extraña para nosotros. Es un sujeto que conocería los significantes amo de su historia, que dominaría sus pulsiones así como su división. No sería "por eso autista" ya que no puede elaborar su elección ética sino teniendo en cuenta el otro. ¿Pero qué otro? No el próximo ni el semejante. No, el otro del universal.

Acordémonos de Lacan lanzando un brete a la certeza de Kant a propósito de ese apasionado que renunciaría a su dama si debiera ser colgado a la salida de la casa: "ninguna ocasión precipita a algunos con mayor seguridad hacia su fin, que el verla ofrecerse a despecho, incluso con desprecio del patíbulo" (2).

Retengamos que la mayoría no es asunto de edad sino de libertad. ¿Y entonces, cuándo somos maduros para la libertad? La respuesta de Kant es clara: "no podemos madurar para la libertad, si no hemos sido liberados previamente (hay que ser libre para poder servirse de sus fuerzas, en la libertad) […] Sin embargo jamás maduramos por una razón distinta que gracias a tentativas personales" (3). El acceso a la razón, a la libertad no es proceso de maduración ni un grado de evolución. Aprendemos la libertad experimentándola, viviéndola. Pero hay que primero ser responsable de su condición y de sus actos para arriesgarse y asumir los fracasos. Qué decir sobre el sintagma "tentativa personal" sino que la libertad, la razón necesitan el deseo; sabiendo que su conquista no es totalmente lograda ni definitiva, el deseo prueba.


1- Kant E., «Qu’est-ce que les Lumières?», Eléments métaphysiques de la doctrine de droit, Paris, Auguste Durand, 1853, pp.281-288.
2- Lacan J., «Kant con Sade», Escritos, Siglo XXI. Mexico. 1991, p.761
3- Kant E, Ibid.





Los bibliógrafos

Life-No life:

Love yourself/ amate a ti mismo
Por Sylvette PERAZZI

¿Qué escuchas en tus cascos? ¡Un adolescente alter ego nos da el tono!
  
¿Si fuera adolescente, querría a Justin Bieber? Con apenas 22 años es un superventas de discos, idolatrado por enjambres de jóvenes adolescentes frenéticas, conocido tanto por sus calaveradas como por sus canciones. Su aspecto sigue todos los códigos vestimentarios vigentes entre los jóvenes de su edad: tatuaje, mechas rubias, trajes último grito; también es, por otra parte, modelo. La música de sus canciones se retiene fácilmente. En cuanto a las palabras, reflejan la vida sentimental de los adolescentes. La mejor prueba de ello la última, "Love yourself" ¡Todo un programa!


Pero no se trata de un consejo bienpensante dónde le reprocharía a la joven chica no apreciarse bastante. ¡Muy al contrario! Si se escucha más cerca las palabras, se trata de un joven que está harto de su novia, de quedar colgado. Se dice, haberse desprendido completamente de ella pero ella lo reactiva, lo acosa al teléfono. No sólo le arruinó sus planes (you rain my parada) sino que además volvió a las discotecas dando su nombre ("all the clubs you get in using my name"). No quiere a sus amigos, pero es ella quien plantea problemas y no ellos: "And when you told yo that you hated my friends - The only problem was with you and not them".

En fin, una crítica definitiva, ¡incluso su madre que le gusta todo el mundo no quiere a esta chica! (“My mama don’t like you and she likes everyone”) Le aconseja pues quererse a ella misma: ("You should go and love yourself"). Y es el narcisismo exagerado de la joven chica que claramente es el motivo de la discusión: "porque si te gusta tu apariencia hasta este punto, harías mejor de irte y de quererte sola" (“Cause if you like the way you look that much – Oh, baby, you should go and love yourself”).

La canción, para tocar a los adolescentes, parece tomar su origen en la vida afectiva del cantante que se extiende a lo largo de las revistas. Claramente es presentada como autobiográfica: "no quería hacer una canción, porque no quería que se crea que todavía cuenta para mí" ("And I didn’t wanna write a song – Cause I didn’t want anyone thinking I still care").

La identificación al alma bella es fácil, la intención no es ni polémica ni muy agresiva. Lo que prima es la separación y la devolución del otro a sus problemas, y el amor no puede encontrar otra dirección que la de la propia persona. ¡Vicisitudes del individualismo triunfante!…




Selfie

¡FLASH! Un autor, un actor, un héroe, ¡ZOOM! Un grupo de música, una película, un personaje, ¡BING! Aquí, trazamos el retrato.


Un selfie con Mardi Noir
Por Marion Outrebon

Mardi Noir, es el alias o el seudónimo de Manu, la youtuber que os «psicoanaliza la cara» abordando los conceptos psicoanalíticos ¡sin tomarse en serio! Mardi Noir

¿Martes Negro qué es?
Quería un alias para el canal que no tuviera una relación con el psicoanálisis, o en todo caso no demasiado connotado con el psicoanálisis. Martes Negro tiene un lazo con la crisis económica y Wall Street en todos sus estados. ¡Me gusta mucho el efecto catastrófico! ¡Y el Jueves Negro estaba ya cojido, entonces el martes!

Y ¿PTLF? Vemos que es una serie en el canal que se inspira en los tutoriales de belleza que se encuentran a profusión sobre Youtube ¿una palabra sobre eso? ¿Por qué esta fórmula?
¡Psicoanalízate la cara! (PTLF) es el vídeo recurrente donde se sabe que voy a maquillarme y a hablar de psicoanálisis! Originariamente, parte del fantasma de ser Youtuber belleza, pero mi deseo no estaba verdaderamente en eso. Quería conservar el maquillaje haciendo lo que hago mejor: contar historias y conceptos en relación con psicoanálisis. Y esto me da una tarea independiente que me permite no estar demasiado en una postura de amo, es un poco así como lo veo.

Eres diploma en psicología clínica, estás en análisis: ¿este canal, dirías que es tu manera singular de practicar?
¡En este momento, cada vez más, sí! Al principio, me decía "practico tratando de comunicar sobre el psicoanálisis, mostrando ¡que no es una secta de los bajos fondos que quiere sacarte todo tu dinero! ". Aportaba mi piedra al edificio así. Y cada vez más, me digo que es una práctica, sí.

Recibo también correos de personas que me dicen que ¡eso les alivia y les ayuda!

Tienes que saber que hice una petición de donativos en Tippeee. A cambio de estos donativos, ofrezco una chapita (pin) que yo he creado completamente. Los donativos tenían que estar comprendidos entre 1 y 3 euros, el precio de la chapa, ¡claro! Pero algunos encontraron el medio de darme más, así me encontré con doneativos muy superiores a lo que había fijado: interpreto esto, a la vez, como la generosidad, seguro, pero posiblemente también como un pago de una sesión (ahah); ¡en todo caso pagar es comprometer algo, investirse, y esto es también el psicoanalisis!

Después de la infancia, muchos utilizan las redes sociales: ¿puedes decirnos una palabra sobre eso, sobre estas nuevas plataformas?
Mi utilización muy personal de Youtube es muy simple: ¡esto me permite exacerbar mi narcisismo, ¡no vamos a mentir! Podemos utilizar las redes sociales de manera bruta y esto corre el peligro de ser ostentatorio, vulgar y sobre todo ¡una paliza! Pero podemos utilizarlas de manera creativa y hacer una verdadera obra, una puesta en escena de sí. Es la apuesta del canal. Pienso que es una gran apuesta del siglo XXI: ponerse en escena.

En el argumento del JIE 4, hay todoa una parte de nuestra reflexión que está marcado por lo que se nombró " Nuevos estallidos del cuerpo": Vuelve a menudo la cuestión de los tatuajes. Todavía no hiciste vídeos sobre este tema pero, lo vemos en los vídeos, ¡estás bastante tatuada!
¡Todavía no hice vídeos sobre eso, pero ya llegará! Para mí, el tatuaje, a los 18 años, después de la infancia, dentro de la ley en todo caso, fue un medio de liberarme de la autorización paterna y de decir: "utilizo mi cuerpo como lo quiero, me pongo lo que quiero sobre mi cuerpo", y evidentemente, recaí allí en una otra forma de alienación. Haciendo esto disponía de mi cuerpo y al mismo tiempo no dejaba de ir a tatuarme. Verdaderamente no decidía. Hasta tal punto que, al principio controlaba mucho el dibujo, luego poco a poco, le decía al tatuador "adelante" e incluso no decidía ya ni el dibujo. Le decía "adelante, haz".

Y así la norma, hoy, en el adolescente, es ¡el tatuaje! Finalmente el gran rebelde ahora es quien no se tatua.

Piensas que Youtube puede hacer lazo social y alumbrar el diverso lazo al otro que tenemos actualmente, y particularmente entre los jóvenes, muy asiduos a este soporte.
Me cuesta pensar que Youtube haga un lazo social. Ciertamente hay una puesta en escena de alguien y su comunidad. Los miembros de esta comunidad, no es seguro que se comunican entre ellos, aunque, la expresión "envidia del pene" que he restablecido al gusto de hoy, da el aire de hacer un poco lazo social. Pero más bien van a reunirse alrededor del líder del canal y al mismo tiempo alrededor del lenguaje que le es propio. Tengo la impresión de que es más bien una nueva forma de "secta", y hay que tener cuidado con esto, de no prestarse a no sé muy bien qué. ¡Si hay lazo social, sería más bien gracia o a causa del creador de contenido, y esto implica una parte de responsabilidad!

Y en particular tu canal, ¿tienes la idea de que eso puede servir al psicoanálisis?
Sí, pienso que esto puede servir. En todo caso el mensaje que intento transmitir es responsabilizarse en lo que se hace al diario. Responsabilizarse como sujeto. Trato de explicar que el psicoanálisis no juzga comportamientos sino insiste más bien sobre "¿qué es esa historia?", "¿por qué hago esto o aquello?", "¿acaso esto me hace bien o no?" etc.

Después de la infancia ¿A ti, te evoca qué?
¡El principio los incordios! Esto me evoca la desilusión … Es gracioso, porque el cartel es un niño que cae y a medida que él cae crece, hay una noción de caída en este dibujo.

Sí, desde luego, pienso que hay verdaderamente algo que se rompe la cara después de la infancia.







-Los amigos del I. del Niño

Pornografía: el fantasma en bandeja
Por Niraldo de Oliveira Santos

Este trabajo de nuestro colega brasileño Niraldo Santos ha sido presentado y discutido el agosto pasado en Sao Paulo durante las Jornadas de estudio Infancia y adolescencia: atolladeros y ayudas. Niraldo dijo claramente cómo la pornografía apuesta sobre una estructura que rechaza la falta, para escoger el órgano. Así lejos de ser un fenómeno "local", referido a un ámbito limitado que sería el de las prácticas sexuales, el porno edifica un mundo en que la falta, "rechazada de lo simbólico, retorna en lo real", y tampoco detrás de la pantalla del fantasma.

"Mujer desnuda" y "sexo". Son dos palabras encontradas en el historial de navegación del primer portatil de un chico de edad de 10 años. En análisis, su madre está asombrada de la facilidad de acceso a la pornografía digital por un niño y se plantea cuestiones sobre las consecuencias de este fenómeno contemporáneo.

Para Jacques-Alain Miller(1), "de Victoria al porno, no hemos pasado ni siquiera de la interdicción al permiso, sino a la incitación, la intrusión, la provocación, el forzamiento". ¿Si la pornografía no es algo nuevo en nuestra cultura, qué es lo que hace de la clínica de la pornografía una particularidad del siglo XXI?

El número, fechado el 11 de abril de 2016, de la revista americana TIME (2) difunde en un reportaje de portada a propósito de la generación de jóvenes internautas, consumidores de pornografía desde muy temprano, que se dirigen al urólogo para quejarse de una disfunción eréctil en el momento de los encuentros sexuales con las parejas en la realidad. Estos jóvenes están persuadidos que sus respuestas sexuales han sido saboteadas, porque sus cerebros han sido "sumergidos" en la pornografía de la realidad virtual cuando eran niños y adolescentes. Algunos de estos jóvenes empezaron un movimiento para denunciar los peligros de la sobrexposición a la pornografía virtual desde su infancia, a la que vinculan su fracaso en el encuentro sexual. He aquí ciertos extractos de este reportaje.

Noah Crurch es un joven de 26 años. A la edad de nueve años, cayó sobre fotos de desnudos en internet y aprendió a cargar vídeos pornográficos. A la edad de 15 años, comienza a mirar vídeos streaming masturbándose, frecuentemente, muchas veces durante la jornada. "Encontraba todo lo que podía imaginar y bastantes cosas que ni incluso imaginaba", dice. En cuanto su interés por un tipo de vídeo decaía, Noah pasaba a otro, más intenso y a menudo más violento.

Para terminar, tuvo la posibilidad de encontrar a una compañera sexual en la realidad. Pero no tenía erección: "había una desconexión entre lo que quería en mi cabeza y la manera en la que mi cuerpo reaccionaba", dice. Al principio, pensó que era a causa de su estrés de principiante. Pero, seis años después, su cuerpo no colabora aún, no importaba la chica con la que saliera. Responde sólo a la pornografía.

Al contrario de Noah y otros militantes antiporno, Gabe Deem, de 28 años, tenía una vida sexual activa cuando era joven y consumía porno como suplemento. La pornografía vino, sin embargo, para dominar su interés sexual. "Algunos años después de haber acabado el liceo, salí con una chica muy bella. Cuando quisimos hacer el amor, mi cuerpo no respondió. Estaba asustado, porque era joven, en forma y la chica me atraía mucho". Fue al médico por miedo a tener una tasa débil de testosterona.

En abril de 2015, Alexander Rhodes dimitió de Google para desarrollar websites de consejo y apoyo comunitario a los que sufren de adicción a la pornografía. Comenzó con un foro antimasturbación sobre el sitio Reddit célebre y también creó un website personal cuyo nombre es NoFap.com ("Fap", en la lengua de los internautas, quiere decir masturbación). Como otros militantes, Rhodes había sido un consumidor asiduo de pornografía. Al fin de su adolescencia, cuando estaba en compañía de su amiga, las cosas no marchaban muy bien, entonces para de pensar en la pornografía para concentrarse sobre amiga.

Repetidas veces, trató de dejar de mirar vídeos pornográficos y, a finales de 2013, hasta se juró no acceder nunca más a eso.

Estadísticas recientes sugieren una correlación entre el consumo de pornografía y la subida de casos de disfunción eréctil entre los jóvenes.

No es posible afirmar que el aumento de los casos de disfunción eréctiles entre los jóvenes está directamente vinculado al consumo creciente de vídeos pornográficos. Sin embargo uno de los sitios más grandes para compartir vídeos adultos en el mundo, Pornhub, declara recibir a 2,4 millones de visitas por hora. La población mundial consumió 4.392.486.580 horas de su contenido en 2015, dos veces la duración de la especie humana sobre Tierra. Internet es como una especie de menú de 24 horas al día un " bufef a carta ", que sirve todo tipo de «tapas sexuales». Los jóvenes devoran y son devorados.

¿En qué la pornografía digital es una amenaza para los jóvenes? En la enseñanza de Lacan, el fantasma, primeramente, es la pantalla sobre la relación simbólica entre el sujeto y el Otro. Más tarde, deviene "una relación esencial del sujeto al significante" (3), el lugar donde se juega y genera la lógica de la relación primordial del sujeto al objeto perdido.

El sujeto se constituye dividiéndose al mismo tiempo que se eclipsa detrás del significante que lo representa, se articula así al objeto (a). Este objeto, resto de esta división, marca al sujeto con una falta indeleble. Siempre metonímico, el objeto es aquello a que se engancha el sujeto cuando desfallece frente a la opacidad del deseo de Autre (4). La estructura mínima del fantasma, llamada por Lacan "fundamental", es instituida como el soporte de désir (5).

Si se hace de la clínica de la pornografía una marca del siglo XXI, podemos distinguir que en los fantasmas filmados (6) de películas pornos, el objeto a abandona su lugar de causa del deseo y deviene en objeto de goce puro. El efecto colateral es la disyunción entre el deseo y el goce y el fenómeno contemporáneo (7) de la dependencia sexual que deriva de eso.

Así, la pornografía produce una especie de búrbuja imaginaria aislante que inmuniza contra el deseo del Otro (8), elimina la función del velo. En el imperio de las leyes del mercado, en cuanto se elimina el velo, creamos la ilusión de un goce total puesto a la disposición de consumidor. (9)

Tener el fantasma prefabricado y en el bolsillo implica defenderse del encuentro sexual con el compañero/a -encuentro siempre fallido- y elegir la adquisición de un objeto disponible en el mercado: "Así los masturbadores están aliviados de tener que producir ellos mismos los sueños diurnos ya que los encuentran totalmente hechos, ya soñados para ellos". Una de las principales características de los mercados neoliberales es su capacidad para añadir un capital a los objetos y a los modos de goce; esta operación hace del objeto (a) la brújula de la civilización actual (10).

Para el psicoanálisis, la apuesta queda siempre la misma: confrontar al sujeto con su modo de goce, verificar la función que éste ocupa en su economía libidinal; esto nos permite analizar su corolario, sus efectos. A pesar del empuje ejercido sobre la vida de los jóvenes del siglo XXI, "la furia copuladora alcanza en la pornografía un cero de sentido" (11), dejando en el sujeto una falta de algo. A un cierto punto, la satisfacción hundirá en el síntoma algo que comporta un sufrimiento. Y en aquel momento, estos jóvenes podrán dirigir sus demandas al analista, para localizar su singularidad.

1 -Miller, J.-A., «El inconsciente y el cuerpo hablante – Presentación del tema del X Congreso de la AMP en Rio de 2016», Scilicet: El cuerpo hablante – El inconsciente en el siglo XXI. Paris, Collection rue Huysmans, 2015, p.22-23.
2 -Luscombe B. & Orenstein, P., «Porn: why Young men who grew up with Internet porn are becoming advocates for turning it off», Time, 11avril 2016.
3 -Lacan J., El Seminario, libro V, Las formaciones del inconsciente, Paidós, Buenos Aires. 1998, p.251.
4 -Horne-Reinoso V., «Fantasma (ventana-pantalla)», Scilicet: El cuerpo hablante – El inconsciente en el siglo XXI. Paris, Collection rue Huysmans, 2015, p.129.
5 -Miller J.-A., «Una introducción a la lectura del seminario VI, El deseo y su interpretación», La cause du désir, n° 86, Paris, Navarin, 2014, p.63-64.
6 -Miller J.-A., «El inconsciente y el cuerpo hablante – Presentación del tema del X Congreso de la AMP en Rio de 2016» op.cit., p.23.
7 -Focchi M., «Sex toys», Scilicet, op.cit., p.279.
8 -Ibid.
9 -Galante D., «Masturbación», Scilicet, op.cit., p.199.
11 -Miller J.-A., «El inconsciente y el cuerpo hablante», op.cit., p.24.




Twittos

¿Qué te dice " Después de la Infancia"? ¡En 140 signos!




@seynhaevebernar

 



 
Psicoanalista, miembro de l’École de la Cause freudienne et de la Asociación Mundial de Psicoanálisis, antiguo director de Le Courtil et co-responsable del laboratorio CIEN en Bulgaria.

¿La salida de la infancia, hoy, es particularmente complicada? ¿Por qué medios podemos salir de eso? ¿ En qué estado?
Es difícil comparar la dificultad "adolescente" según las épocas, comparar cómo los adolescentes viven ese momento bisagra de la pubertad. Este período de mi vida, para mí, que no he conocido ese hundimiento de Nombre-del-padre, y que soy ahora abuelo, ¿fue más o menos complicado que el de mis nietos que entran de lleno en esta época?

Me acuerdo que no estaba nada bien durante este período de mi vida, yo que quería hacerme cura y que al mismo tiempo renunciaba al sexo, y más tarde, lo mismo me conducirá a mi analista. Y si no estaba bien era precisamente porque me había forjado un ideal del yo particularmente despiadado, edificado sobre los ideales transmitidos por mis padres.

En la era digital, hoy, los jóvenes inventan nuevas soluciones para dejar el lazo familiar y para salir de la soledad que provoca este momento. Nuevos lazos van a crearse. Haciendo referencia al trabajo de Hélène Deltombe, Jacques-Alain Miller define la adolescencia "como el momento cuando la socialización del sujeto puede hacerse sobre el modo sintomático".





Traducción: Mariam Martín

__________________________________________


Equipo de Traducción:
 Mariam Martín (responsable), Elvira Tabernero y Gracia Viscasillas

Composición y revisión: Mariam Martín

__________________________________________________

Información también en el Facebook de la DHH:


No hay comentarios: