19 de julio de 2016

¡¡¡Novedad!!! Consecuencias, nº 17. Revista Digital de Psicoanálisis, Arte y Pensamiento








Editorial: Orlando sin Pulso, por Mario Goldenberg



La reciente masacre de Orlando, realizada el día 12 de Junio, en un pub-discoteca gay de la comunidad hispana –Pulse–, relanza una serie de interrogantes, más allá de este hecho puntual. 

Es sabido que fue la matanza más numerosa después del 9/11, perdieron la vida 49 personas más su ejecutor, que portando un fusil semiautomático SIG Sauer MCX y una pistola Glock 17, compradas con todas las de la ley, en cercana fecha por Omar Mateen, de 29 años, de profesión, guardia de seguridad.

La versiones son contradictorias: por una lado era homofóbico, y además gay, había estado en la disco varias veces, su mujer sabía de sus intenciones, lo realizó por lealtad al ISIS, le había dicho a su amante gay que había sido maltrado por los latinos, muchas versiones, pero ¿todo esto justifica el hecho?

Este suceso toca varias aristas: la comunidad gay o LGBT, la cultura y negocio de armas, los inmigrantes latinos, la homofobia, el terrorismo, la inmigración musulmana, también un pasaje al acto más allá de todas las coordenadas simbólicas.

Sorpresivamente pude volver a ver en estos días The Terminator (1984 – dirigida por James Cameron) donde Schwarzenegger interpreta al Terminator, un ciborg asesino enviado a través del tiempo desde el año 2029 a 1984 para asesinar a Sarah Connor, madre del futuro líder de la resistencia humana a las máquinas. Hay dos escenas que me llamaron la atención. El ciborg entra en un almacén de armas, empieza pidiendo fusiles automáticos que va cargando y probando uno a uno, luego pistolas , el vendedor le dice que las pistolas las puede llevar en 15 días por los trámites que hay que realizar, pero los fusiles en el momento. Rápidamente se deshace del vendedor llevándose las armas que eligió, dirigiéndose a la discoteca Technoir, para liquidar a Sarah Connor. El ciborg Schwarzenegger, que solo será malo en esta primera película, realiza una masacre intentando matar a Sarah. Tanto la compra de armas como la escena de la disco, son espeluznantes. Como en el mundo del entretenimiento y la ficción, los escenarios públicos se transforman en lugares de muerte.

Quizás lo horroroso no haya sido solo este grave episodio, sino la persistencia de hechos así.

La persistencia y la permanencia de hechos que hacen serie, no por el lado de las supuestas motivaciones, los argumentos del autor de la masacre de Virginia Tech, no tiene nada que ver con los del autor de la matanza del cine en Colorado, ni con los de Columbine.

Es la escena-espectáculo la que persiste, permanece y se serializa, sin argumentos compartidos.

Y quizás lo más llamativo es que después del espantoso incidente aumentó un 30% la venta de armas, con el argumento de la seguridad personal. Algo así como querer apagar el fuego con nafta. Sabemos de las dificultades políticas para lograr un mayor control de armas que acompañados por discursos discriminatorios y segregativos promueven la violencia.

Es la manera en que se aborden estos sucesos que hacen síntoma en lo social, lo que puede dar una vía para su extinción, que no sea solo con SWAT.

  

ALCANCES

Hablar con el cuerpo
Por Jacques–Alain Miller
Leer artículo
Pensar con su alma o hablar con su cuerpo
Entrevista a Éric Laurent, por Philippe La Sagna
Leer artículo
De la selfie al sexo 2.0: nuevos espejismos
Por Jean–Luc Monnier
Leer artículo
Pasión por tener un síndrome
Por José Ramón Ubieto
Leer artículo
Cientificismo, Técnica y Mercado, un lugar para el psicoanálisis
Por Alejandro Rinaldi
Leer artículo
Just el self: Selfie
Por Laura Petrosino
Leer artículo
DERIVACIONES
Rebelión, radicalismo, rechazo
Por Carmen Cuñat
Leer artículo
¿Quiénes son los camaleones en la hipermodernidad? tiempo y lugar actual de la práctica psicoanalítica.
Por Ricardo Seldes
Leer artículo
La anatomía ¿es el destino?
Por Diana Wolodarsky
Leer artículo
Mestizaje
Por Mario Goldenberg
Leer artículo
Las redes sociales en la clínica (¿Qué se teje? ¿Qué se atrapa?)
Por Oscar Ventura
Leer artículo
El objeto pequeño a como partenaire
Por Greta Stecher
Leer artículo
VARIACIONES
Las condiciones de una lágrima
Por Marie–Hélène Brousse
Leer artículo
Las artimañas del vestíbulo (o, de la importancia de poder ser odiado)
Por Luiz Felipe Monteiro
Leer artículo
¿Una raza de voyeristas?...
Por Gabriela Rodríguez
Leer artículo
De la perplejidad a la orientación
Por Rosy Goldman
Leer artículo
Nos queremos necesarios, pero somos contingentes
Por Giselle Canteros
Leer artículo
Laclau ◊ Lacan, o la razón política del sujeto
Por Natalia A. Paladino
Leer artículo


http://www.revconsecuencias.com.ar/ediciones/017/default.php

No hay comentarios: