6 de mayo de 2017

Porqué combatimos, por Bernard-Henri Lévy y Jacques-Alain Miller






Publicado, hoy, en el site de l’Express
 
En 1942, el gobierno de los Estados Unidos le encomendó a Franck Capra siete films de propaganda destinados a ir en contra de los efectos a largo plazo de la obra maestra hitleriana de Léni Riefensthal, Triumph des Willens (El triunfo de la voluntad), 1935. La serie americana, se llamaba Why We Fight ("Porqué combatimos").
No hemos esperado un pedido del Estado que nunca habría llegado. Decidimos contar con nuestras propias fuerzas y hacer todo lo posible para contrariar -para invertir los efectos- a esta maldita estrategia llamada de "desdiabolización" que fue iniciada por Marine Le Pen, abrazada con entusiasmo por los medios y que la condujo a comienzos de este mes de mayo, según la expresión consagrada, "a las puertas del poder". 
Nuestro objetivo: re-diabolizar al FN (el término es de Christian Barbier en BFM) que nunca dejó, a nuestro modo de ver, y para quien se atiene a la imagen, de ser el diablo. 
Nosotros nos apoyamos en la implantación de la Ecole de la Cause freudienne, la principal asociación lacaniana del país, reconocida de utilidad pública, para organizar SCALP, una Serie de Conversaciones Anti-Le Pen. Fueron veinte Foros a través de toda  Francia (uno de ellos en Bruselas, con jóvenes funcionarios del Parlamento europeo que no son en absoluto lo que nos dicen). El último será en París, este viernes, último día de campaña, en la Maison de la Chimie, de 17h top crono a medianoche non-stop. 
¿Qué decimos nosotros? Es muy simple. Que el FN no es un partido recién nacido, sino que pertenece a la tradición contra-revolucionaria. El país le debe grandes escritores (Joseph de Maistre, Céline), buenos pensadores, ensayistas y estilistas (Bonald, Taine, Morand, Drieu, Chardonne, etc), grandes modistos y actrices (Chanel, Arletty), algunos grandes resistentes (¡pero sí!) -y no desaparecerá  (quizá es necesario para el caldo francés - ¿quién sabe?). Pero jamás, nunca jamás, debe dejarse que esta gente ponga las manos sobre las palancas del poder de Estado. Porque entonces pierden la cabeza y se tornan peligrosos para el país. Son los crímenes abyectos de Vichy, las exacciones de la Milicia y el resto -hasta los procesos de depuración donde los jueces fueron ex-petainistas juzgando a otros petainistas menos afortunados. No queremos volver a ver eso. 
Marine Le Pen,  es la ruina económica asegurada por la salida del euro, seguida de la instauración de un régimen autoritario para controlar el desastre y, finalmente, frente al fracaso patente, la aparición de la locura homicida de la cual el pasado (Vichy, pero no solo) dio funestos ejemplos. Marine le Pen, habiendo sacrificado un padre adulado a las ambiciones de su pandilla  (entre los que se encuentra en la primera fila su amigo del alma, Florian Philippot) es una mujer frágil a despecho de su silueta de bárbaro: podemos verdaderamente esperar lo peor. 
¿Por qué no escuchar la desesperación, los reclamos, de los electores del FN? Son nuestros hermanos humanos, como dice François Villon. Los jefes lepenistas, es otra cosa. Del mismo modo, no se trató igual al alemán común y a los nazis de Nuremberg. A unos, la reconstrucción acelerada, la expansión económica, y una solida Deutschemark que tranquilizó al ama de casa del tipo Kinder, Küche und Kirche («niños, cocina e iglesia»). Pero a los jefes, la horca, simplemente. ¡Crac, bum, hue! diría Tarantino. 
En ocasión de Foro del viernes próximo, la dirección del FN será denunciada por lo que es: un puñado de admiradores de Hitler (¿no es así, M Chatillon?), de negacionistas, (¿no es así M. Jalkh?) de atracadores (Marine Le Pen citando a Jaurès que los nacionalistas asesinaron en el '14), sobrevivientes de la OAS, ex de las la Waffen-SS que le juraron fidelidad al Fürher, más, pour la galerie, un clown perverso como Gilbert Collard y  un surtido de diversos misfits. La tía celosa apartó a su sobrina, demasiado linda, demasiado educada, y católica practicante.
¡Ah! comprendemos el interés de esta gentuza porque no hablamos más, nunca más de su pasado y de lo que deja presagiar de su porvenir! Que los medios hayan considerado que todo recuerdo de esta filiación era de ahora en más anticuado, es asunto de ellos. Nosotros decimos lo contrario: memoria, y más memoria. A medida que se acerca el momento fatídico, caen las máscaras. Marina habla del Vel d'hiv* como se habla en su banda: era un complot judío, ¿no es cierto? Y ese complot solo tenía como objetivo comprometer a los franceses inocentes que cruzaban la calle y no tenían nada que ver...
*Nota: La Redada del Velódromo de Invierno, organizada del 16 al 17 de julio de 1942, fue la redada más importante realizada en Francia contra los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. A esta redada se la conoce popularmente en francés como Rafle du vel d'hiv debido al nombre popular abreviado (Vel d'hiv)
Traducción: Silvia Baudini 

POUR S’INSCRIRE AU FORUM, C’EST ICI

No hay comentarios: