15 de enero de 2014

UnReal - Boletín Nº 9









Boletín de la NEL hacia el IX Congreso de la AMP

Nº 9


  14 de enero de 2014





Editorial

Ana Viganó


Los textos que presentamos a continuación acentúan el sesgo propositivo singular del título de nuestro próximo Congreso: un real para cada uno, argumentando distintas lógicas que se hilvanan –a puntadas de autor– para hacer de la perspectiva conceptual de lo real, una moción.

Gerardo Réquiz tomará su punto de partida en la cuestión de lo femenino y su real inconmensurable, orientando su reflexión hacia la pesquisa clínica como la propicia y precisa fuente de investigación e intervención posible para los analistas.

Lizbeth Ahumada Yanet seguirá otra vía cuando, a través de la referencia a Marcel Schwob –para quien los hombres solo poseen realmente sus rarezas y ellas constituyen sus existencias únicas–, nos propone un enfoque clínico en el que cada rareza tenga no solo lugar y función sino fuerza causal anclada en ese real único.

Finalmente, los invitamos a ver el video de Elisa Alvarenga quien nos habla breve y puntualmente de lo real como imposible, de un real para cada uno y de cómo se juega esta tensión en el trayecto de un análisis, usando como pivote de articulación el deseo del analista.

Excelentes propuestas cuyo valor y aporte auguramos de gran importancia para nuestras investigaciones en curso. ¡Que las disfruten!




Un real para la mujer

Gerardo Réquiz

La pregunta de Freud sobre la mujer no es exactamente la de Lacan.

Freud la enuncia como un deseo: Qué quiere una mujer. A pesar de que la mantiene dentro de la dimensión significante, sin embargo percibimos que apunta a un más allá. Sabemos que Lacan se apoya en ese enunciado freudiano y propone una hipótesis súbita y sorprendente en el Seminario Aún para ubicar la feminidad a partir de un real inconmensurable. De allí el impacto que produce la lectura del seminario.


Se capta, entonces, que la tachadura sobre el La de mujer en el álgebra lacaniana, no solo señala la inexistencia de la mujer toda, sino una división entre el sujeto del significante y lo que queda fuera como goce propiamente femenino. Y nos indica con ello que algo permanecerá no analizable en la mujer.

El goce femenino, situado justamente en el borde de la histeria, se manifiesta a veces como despersonalización. Es un dato clínico que se reporta como vivencia fuera del cuerpo, con efectos de desorientación porque excede y conmueve las referencias que lo fálico provee para orientarse en el propio cuerpo.

Lacan se vale de los testimonios de místicos cristianos para mostrar esta suerte de despersonalización atada a ese real que hay que poder leer en la clínica para distinguirlo de otros fenómenos disociativos asociados al goce pulsional. O presente también en ciertas actuaciones homosexuales de algunas mujeres como vía para indagar sobre el enigma de la feminidad.




La virtud de la rareza

Lizbeth Ahumada Yanet

Marcel Schwob, (1) aludiendo a la biografía como un arte que está en las antípodas de las ideas generales, y que solo describe lo único, nos desafía a buscar una hoja exactamente igual en todos los grandes bosques de la tierra –desafío que anticipa su imposibilidad–; para enfatizar que no hay ciencia de la curvatura de una vena, de la manía de un hábito, o de los arrebatos de un carácter;  porque ciertamente como dice Lacan, no hay universal que no se reduzca a lo posible. El real que escapa a la ciencia en tanto no hace conjunto, no sigue sus leyes, es el que configura ese raro detalle que condensa el ser.

El arte del biógrafo para Schwob debe en fin, saber que los  hombres solo poseen realmente sus rarezas y que ellas constituyen sus existencias únicas: El pintor Hokusai esperaba que, cuando tuviera ciento diez años,  todo punto, toda línea trazada por su pincel estuviesen vivos. Al igual que Sócrates, Tales hubiera podido decir Conócete a ti mismo, pero no se hubiera refregado la pierna en la prisión de la misma forma antes de beber la cicuta. Esto para el biógrafo.

Para el psicoanalista, los sujetos de un tipo no tienen utilidad para otros del mismo tipo. (2) Los caracteres singulares de la letra que se escriben como el  irremediable Uno del síntoma en efecto, no hace "Vidas paralelas". Lo que sí hace es generar la invención del Otro al que se interroga, pero… este no responde, el síntoma suple esa no respuesta. Se establece el lazo entre la suplencia y la interrogación: dialéctica infernal entre lo real del síntoma y la generación de la creencia en el Otro. Entre tanto, se escribirá la historia biográfica del sujeto, cuyo desmontaje en la experiencia analítica podrá concluir, quizás, que  a cada rareza su real.  

___________________________

1. Gran cuentista cuya obra fue admirado por J. L. Borges quien contribuyó a su difusión en español, aún escasa. en su libro El terror y la piedad, dedica un apartado a lo que llama "el arte de la biografía". Ed. Libros del Zorzal, Buenos Aires, 2006, p. 9.
2. Lacan, J., "Introducción a la edición alemana de los Escritos", Otros Escritos, Paidós, Buenos Aires, 2012, p. 584.





Video

Lo real, un real y el deseo del analista

Elisa Alvarenga









What's Up! Nº 11

¡SUS INSCRIPCIONES!

Han sido ustedes muy numerosos en inscribirse, miembros de la AMP y no miembros.
Siguen llegando otras peticiones. Por ello, vamos a ajustar nuestro aforo, tanto como nos sea posible.

PEDIMOS A LOS MIEMBROS QUE DESEAN ASISTIR AL CONGRESO QUE SE
INSCRIBAN LO ANTES POSIBLE. ESTO NOS FACILITARÁ LA GESTIÓN DE LAS
PLAZAS AÚN DISPONIBLES DÁNDOLES, MIENTRAS SEA POSIBLE, PRIORIDAD.

ADVERTENCIA: no habrá inscripciones in situ.







Comisión Editorial Boletín UnReal

María Hortensia Cárdenas
Mercedes Iglesias
Ana Viganó