26 de diciembre de 2016

Crónica: visita Clara María Holguin


EN BUSCA DE LO ANALÍTICO
Las visitas de Clara Holguin a la Ciudad de México están signadas por las piedras fundamentales: en el 2012 compartimos la inauguración de nuestro local de la calle José María Velasco; cuatro años más tarde, seguimos allí, pero con colores renovados y... con las primeras jornadas de la sede.
Cumpliendo en acto las políticas del Comité Ejecutivo, el jueves por la noche miembros y asociados se reunieron convocados por una conversación clínica en la que se discutieron dos casos, uno presentado por Aliana Santana y otro por Viviana Berger. El foco de la discusión se centró en el acto analítico, en los momentos transferenciales, en la posición analizante. Del discurso se iluminan las identificaciones, se recortan los significantes amo, se escucha la versión fantasmática, pero "Señores! No olvidemos que todo eso está allí para tapar el agujero de la no relación sexual! Lo que está paciente no puede entender es "cómo su madre puede querer volver al infierno de donde salió".
El foco de la discusión del segundo caso se concentró en los tiempos del acto analítico. Analista tortuga o analista paciente? Cuánto tiempo le lleva a una mujer recuperarse de la devastación por la pérdida del amor? Por supuesto, no será sin el acto del analista
Y de repente, se apareció El Conejo Blanco: Es tardisimo, es tardisimo!
El reloj marcaba las 22.30 hs.
Viernes 13 hs. Universidad del Claustro de Sor Juana. Conferencia pública. 
Una vez más, la casa del saber en que se transformó el ex-convento de San Jerónimo dio alojamiento al discurso del psicoanálisis. Qué esperanzador que ante el retorno sensacional del discurso del amo, la palabra del psicoanálisis pueda oírse. "Allí donde el Otro no existe, va a venir un Uno consistente, un Otro absoluto"... Sor Juana se enclaustró para acceder a otro partenaire -en su caso, el saber. La propuesta de Trump se basa en enclaustrar el Otro. Contrariamente, la posición del analista es antisegregacionista, en la medida en que acerca al sujeto a eso segregado de sí, a "su encuentro con la porquería que le sirve de soporte, el objeto a, cuya presencia, puede decirse legítimamente, es necesaria" (Jacques Lacan, Seminario 11), porquería que se atrapó en el discurso del Otro y de la que no se quiere saber nada.
 
Entre H y T, podemos decir luego de escuchar a Clara, entonces "p..."
Por la noche la sede conversó sobre el discurso de la asunción de la presidencia. Fernando Eseverri, Beatriz Gastélum, Silvana Di Rienzo y Carolina Puchet sorprendieron a Clara con sus comentarios en primera persona a través de los cuales transmitían sobre sus respectivos encuentros con el psicoanálisis y mismo, con la Escuela. Se produjo un debate muy interesante y vital en el que las pasiones no quedaron afuera. Se trató sobre el acto del "Sí" al psicoanalisis, decidido, condicionado por una causa, y sobre el amor a la Escuela. Soportar la soledad del Uno no implica el aislamiento; más bien, todo lo contrario. La soledad del síntoma implica la separación del Otro, no la exclusión del Otro -en tal caso, allí se tratará de los propios muros.
El sábado, finalmente el acontecimiento-jornadas, que sin duda fue una prueba más de "por las vías del amor, saber hacer de la buena manera" -cito a nuestra presidenta.
Las jornadas fueron fruto de un intenso trabajo previo que se llevó a cabo con gran alegría: el Boletín Ai.lov.iú, la comisión organizadora, el panel de arte, las mesas redondas, los carteles clínicos, la comisión científica, el rastreo de citas bibliográficas.
Durante las mismas contamos también con un seminario a cargo de nuestra invitada, muy riguroso y detallado, que acabó con una sorpresa más para todos: una puntuación del testimonio del pase de nuestra querida Maria Cristina Giraldo, causándonos con este signo a ponernos a trabajar sobre otro gran acontecimiento que es la existencia de una primera AE en la escuela.
De la maravilla del amor de transferencia a un amor desencantado. Pero para a partir de allí, crear un nuevo lazo.
"Ni contigo ni sin ti", mejor el buen encuentro -que fue sin duda, el caso de estas primeras jornadas.
Gracias Clara por tu presencia
Viviana Berger
Directora NEL-CDMX