27 de junio de 2008

EOL-Sección Rosario Auspicia la
Conferencia de
Miguel Furman (AME dela EOL-Miembro AMP)
"La Psiquiatría y el Psiconanálisis",
en el Hospital Escuela Eva Perón de Grranadero Baigorria.





La psiquiatría y el psicoanálisis en la clínica con niños

La temática que preside nuestro encuentro en el Hospital escuela “Eva Perón” de Granadero Baigorria, se inscribe en el ámbito de formación del seminario: “Psicoanálisis con niños”.

El viernes 27 de Junio, a las 9,30hs, en el Hospital Escuela “Eva Perón”, la presencia de Miguel Furman, AME (analista de la Escuela), miembro de la EOL y miembro de la AMP (Asociación mundial de psicoanálisis), sostendrá, a partir de “casos” de los concurrentes, la articulación entre psiquiatría y psicoanálisis, la diferencia entre síntoma y trastorno. Los trastornos que describe el DSM IV en niños, para concluir con algunas consideraciones sobre el DDA y el acting out. La posible articulación entre hiperactividad y la impulsividad.

Es sabido que el suelo fértil que permitió el nacimiento de la clínica analítica no fue otro que el de la clínica psiquiátrica. El psicoanálisis se reconoce deudor, al tiempo que por el original corte freudiano se genero la separación.

La clínica psiquiátrica hoy, está comprometida, por no decir reabsorbida en la neurobiología. Las consecuencias, es que nos en contramos con una clínica de la “medicación”. Clínica que podemos llamar “muda”. Es una clínica organizada con relación a los efectos que los medicamentos producen sobre el malestar y el sufrimiento de los pacientes. La diferencia para el psicoanálisis es que la “clínica” es una cuestión de sujeto donde la palabra no puede ni debe ser eliminada.
Cada quince días, en el Hospital Escuela “Eva Perón”, el seminario nos convoca, casi obstinadamente, a “conversar”.

Lacan inicia su enseñanza con una referencia al maestro Zen: “el maestro interrumpe el silencio con cualquier cosa, un sarcasmo, una patada” El saber en posición dominante esconde la presencia del amo. Hay que saber, pero en gran medida todavía se trata de la “comodidad” de la oreja. La oreja sigue siendo importante en nuestra formación. La formación del analista, de eso se trata en el seminario: “El niño como respuesta de lo real”, no tiene como objetivo la enseñanza. Se forma para practicar el psicoanálisis. En consecuencia si nos autorizamos a enseñar, lo hacemos como se habla siempre, a partir del fallido.

El objetivo que orienta nuestro trabajo, es dar a cada noción no una historia “muerta” sino su propia vida. Procurar ir “mas allá” de la erudición, para que la conversación sea posible.

Ernesto Gangli
Dictante del Seminario “El niño como respuesta de lo real”.
Ciclo 2008. Hosp. Esc. Eva Perón. Granadero Baigorria.