17 de junio de 2009

[ENAPaOL] Debate ENAPaOL




Debate ENAPaOL
Lunes 15 de junio de 2009


Contamos hoy con una contribución que nos ha enviado Rosa Yurevich, más uno de un cartel que se ha formado en torno a una experiencia de trabajo institucional.  
Hemos extraído un recorte que toca con precisión una cuestión inicial en este debate. Recordemos que siguiendo un comentario de Eric Laurent nos preguntamos: "¿acaso no existe el riesgo de  responder por tales sueños inéditos si se logra como efecto terapéutico rápido reinsertar en pocos encuentros a un sujeto (invalidado por su síntoma según las psicoterapias  prescriptivas) al Otro social  sin que se analice previamente a qué clase de Otro se lo dirige? .
El aporte de Rosa Yurevich nos propone un caso  notable, en el que se llega a suspender una demanda de reinserción 'social', no sólo por escuchar lo que los colegas denominan un "deseo de no inserción" por parte del sujeto, sino también a partir de considerar el discurso del cual proviene la misma. En el caso  no se trata tanto de respetar normas -leyes-, sino de cumplir con objetivos; vale decir, una norma que se rige estrictamente por la evaluación.
Entonces: ¿es que éste niño rechaza todo lazo al Otro o sólo una de sus formas?
Es claro que el lazo que propone la Institución Psicoanalítica que lo refugia no es rehusado en absoluto.   

(Cecilia Gasbarro, Eduardo Benito coordinadores)     


PSICOANÁLISIS EN UNA INSTITUCIÓN


¿Qué hace una institución orientada por el discurso analítico en contraposición al discurso del amo que pide socializar a los pacientes, que se inserten en un medio que les resulta hostil, que establezcan lazos? De qué manera abordar las demandas sociales actuales del discurso del amo?
Eric Laurent en su texto:"Institución  del fantasma, fantasma de la institución" nos dice:"....el psicoanálisis es el que tiene la función política de recordar que lo universal no resolverá nunca las cuestiones  que el goce, en su particularidad más abominable está ahí como protesta contra el Ideal, que cuanto más se quieran los Ideales, más mal se fabricará...." (1)
Se trata de quedar dentro de la "ciudad" pero con un uso distinto, un envés.
Jacques- Alain Miller en sus intervenciones en Barcelona nos dice: "es un deseo fundamental en el ser hablante el deseo de inserción". Ahora bien ¿qué sucede cuando ese deseo en un sujeto no aparece?

F. es un niño de 10 años, judicializado, a partir de haber puesto una trincheta en el cuello de un compañerito de clases, además de haber sido denunciado por sus propios padres de robar celulares y dinero con la finalidad de comprar drogas. Recurren a la institución como última posibilidad, ya que ha sido echado de todas o ha dejado de concurrir porque se aburre. Deambula por toda la institución. No hace lugar a los otros niños ni a los pasantes. A veces se esconde, prefiere espacios donde no hay nadie. Un día sube a la terraza de la institución, sacando su cuerpo por la baranda; no baja bajo ningún concepto. La intervención en ese momento es el de utilizar la palabra "riesgo": él se pone en riesgo de la misma manera que pone a otros en riesgo. Esa palabra le llama la atención y pregunta que qué quiere decir "riesgo"(…) Su historial es claro , ha sido echado de todas las instituciones de esta ciudad y de otras.
¿Qué hacer con este niño que busca radicalmente cortar todo lazo con el Otro?
En el caso ser ha evitado todo forzamiento de inserción, escuchando lo que hemos llamado su "deseo" de des-insertarse. Nos hemos permitido usar "deseo" con cierta licencia de nuestra parte, para indicar que desde el niño no hay nada que diga de querer hacer algo con algún otro. Por el contrario, buscaba aislarse, deambular, haciendo un particular uso de la ironía en sus respuestas.
A comienzos de este año se lo escolariza, porque así la ley lo exige. Se elige una escuela con adaptación curricular a la que asista con un acompañante que evite, paradojalmente , no tanto lo que F. pueda hacer sino lo que los otros niños puedan hacer contra él al agredirlo por ser "raro".
Sin embargo la escuela se tornará para F. en el Otro social que lo quiere adaptado, funcionalmente igual a los otros compañeros. Se le comienza a exigir que cumpla con los "contenidos" Está al borde de ser echado.
Finalmente en tal estado arriba a la Institución Psicoanalítica mencionada. Es el último sitio para F. de encontrarse con algo que dice 'no' a su posición fantasmática, de usar el transgredir para ser echado… La madre lo admite en una última entrevista: "al final sólo Uds. lo quieren."
En el tiempo que lleva, varios meses, F. no ha robado ni agredido a nadie. Cuando quiere algo lo solicita y se le permite que se lo lleve.
En definitiva nos vimos confrontados al Otro social que quiere que el niño se adapte, no tanto a las normas sino a esa incisiva reiteración de cumplir con los objetivos.
El resultado es que el niño no forzado a ello, habla, dibuja y escribe, cosa a la que antes  se negaba. Se dirige a sus compañeros de taller, trabaja por momentos junto con otros y luego, cuando quiere estar solo, se dirige al baño o al patio. Esa tensión que hemos permitido entre el "juntos" y el "solo", va haciendo que, suavemente, F. continúe. Ese es el punto del envés que sostenemos desde nuestra práctica.

Integrantes del cartel: Mariana Bella, Rocío Davrieux, Patricia  Migliaro, Lucas Sassi.

Mas Uno: Rosa Edith Yurevich

 




Invite your mail contacts to join your friends list with Windows Live Spaces. It's easy! Try it!

No hay comentarios: