31 de enero de 2011

[EOL-POSTAL] PRENSA flash / Juan Pablo Mollo en Clarin.com


PRENSA flash

Juan Pablo Mollo en


DOMINGO 30 DE ENERO DE 2011

OPINIÓN

“Ni la exclusión social ni la desigualdad justifican la opción del delito”

¿Cuáles son las razones que llevan a alguien a delinquir? Freud hablaba del peso de la culpa. Una infancia desamparada y un contexto social adverso son decisivos, pero nada exime de responsabilidades.

Por Claudio Martyniuk


¿Qué hace a alguien delincuente? Con ligereza, en vez de atenderse la complejidad del fenómeno, se suele caer en formas de determinismo y estigmatización. Juan Pablo Mollo es un estudioso del psicoanálisis y la criminología, que trabajó diez años con “pibes chorros” en instituciones terapéuticas. Con esa experiencia, cree que cuando se evalúa a una persona que comete delitos se deben tener en cuenta ciertas transformaciones culturales que le restan eficacia al sentimiento de culpabilidad, sin subestimar la responsabilidad de cada sujeto por sus acciones. Mollo recalca que ni la mayor desgracia, por sí sola, hace que las personas se vuelvan transgresoras de las normas.

Freud escribió sobre quien delinque por sentimiento de culpabilidad. ¿Qué fuerza sería esa, que puede volcar a una persona hacia la acción delictiva? Toda culpabilidad se construye en referencia a la ley. Si hay más ley, más razón, más ideales sociales, más cultura, habría menos violencia y delitos. La culpa sería algo, en principio benéfico, que podría impedir el crimen. Por ejemplo, uno va a robar, pero la culpa no lo deja: se le cae el arma, se hace atrapar porque está la culpa funcionando. Ese sentimiento de culpabilidad supone una ley. Pero Freud rompe con ese paradigma y señala que la culpa, en vez de detener el acto, puede empujar a su realización. No es la culpa benéfica ni la que deberían tener todos los ciudadanos que respetan el pacto social. Es una culpa oscura que empuja a cometer un delito para hacerse castigar. Esta noción de Freud muestra que todo lo que era presencia de una moral perfecta y luminosa se puede transformar en el peor enemigo para un sujeto. Pero ese paradigma freudiano ya no existe, porque las razones sociales y los ideales culturales han perdido fuerza para orientar la vida de las personas. Ya no existe el peso de la razón y de la culpa. Esos ideales se evaporaron.

[…]

© Clarín, 2011

Artículo completo en:

http://www.clarin.com/opinion/exclusion-social-desigualdad-justifican-delito_0_418158289.html